martes, 20 de febrero de 2018

She



El otro día me perdí en un rostro ya conocido. Puede ser el más bonito que he visto en mi vida. Debería decir que es improbable que me vuelva a encontrar jamás con una cara así. Mi propia experiencia me obliga a ser prudente en mis vaticinios. Siempre vendrá, siempre ha venido, algo mejor que lo anterior. O por lo menos distinto, ni superior ni inferior. En este caso, nada de éso vale, ni lo vivido ni las reflexiones sobre lo vivido. Nada más hermoso que esa cara, que ese rostro. She may be the face I can't forget.


Charles Aznavour - She (1974)


El amigo Charles Aznavour cumplirá 94 pirulos el próximo mes de mayo. Su carrera profesional profesional empezó siendo un niño, antes de la II Guerra Mundial y, que yo sepa, sigue sin retirarse. Su voz tiene una textura suave y firme. Es vulnerable y, al mismo tiempo, es la más confiada de mundo. Cuando te sientes así es que te pasa una cosa muy concreta. Esa es quizá la circunstancia que explique que de la garganta de este ilustre francés de origen armenio hayan salido las mejores canciones de amor del siglo XX. Entre ellas, "She", que conoció bastante éxito en los 70 y que volvió a la actualidad cuando formó parte de la BSO de "Notting hill". Ahí es cuando yo la descubrí.

Por aquel entonces era un veinteañero tan tonto como ahora y pensaba que uno de los valsecitos del "XO" de Elliot Smith era mi balada favorita. Sobre todo por el estribillo. I'm never gonna know you, but I'm gonna love you anyhow.


Elliott Smith - Waltz #2 - 1998


La primera vez que escuché esta melodía me dio la sensación de que ya la conocía, algo totalmente imposible. Se produjo una conexión extraña e inexplicable. Si no fuera hijo de la Ilustración diría que aquello fue mágico. Como si esa canción ya estuviera en mí desde siempre. Cuando experimentas esa sensación de familiaridad con alguien, como me pasó con "Waltz #2", es que te pasa algo muy específico con esa persona. Lo que me pasa con ese rostro.

Pasó el tiempo, llegó el siglo XXI, y me encontré con la canción que mejor explica lo que experimento cuando aparece en mi vida esa cosa tan específica, tan concreta. Hey Lloyd, I'm ready to be heartbroken, cause I can't see further than my own nose at this moment.


Camera Obscura - Hey Lloyd, I'm ready to
be heartbroken (2006)


Como es público y notorio este canto a la inocencia de Camera Obscura fue una respuesta directa a otro temazo, que data de los años 80. Not even the government are gonna stop you now, but are you ready to be heartbroken?


Lloyd Cole & The Commotions - Are you
ready to be heartbroken (1984)


Por supuesto, la respuesta a esta canción del primer disco de Lloyd Cole & The Commotions, "Rattlesnakes", es la que dio Tracyanne Campbell al frente de Camera Obscura. La que, a pesar de todo, yo sigo dando.

Sí.

She.

No hay comentarios: