La banda sonora de la crisis


Hacia 2008, un compañero de profesión, más veterano que yo y algo más lúcido, me dijo que esta crisis nos iba a traer muy buena música. Su argumento era que los malos tiempos crean un contexto favorable al talento. Seis años después, la crisis sigue. La única cosa que ha cambiado es que en España los músicos se han "politizado".  ¿Hacen mejores canciones ahora que hace seis años? Es un pregunta muy complicada de responder. Yo carezco del coraje necesario para contestarla.

Los movimientos sociales surgidos a consecuencia de los problemas socio económicos de nuestra sociedad no han sido acompañados por canciones. Ni el 15-M, ni la Marea Verde, ni el fenómeno de Podemos tienen su lado musical. Hay quien defiende que se usan melodías y letras antiguas, heredadas de otras revoluciones. Tengo la sensación de que no se ha impuesto nada, ni lo antiguo, ni lo contemporáneo.

Los músicos de hoy sí que lo han intentado. Una señalada minoría ha empezado a escribir canciones con intención política. Como siempre, el balance es desigual, algunos lo han hecho con acierto, otros con buenas intenciones, otros por interés. Deberemos convenir que, al menos, se ha roto con una tradición nihilista y viciosamente apolítica. Ha sucedido de repente, en un par de años, casi de manera vergonzante, como asumiendo que vivían en una burbuja. Me parece una buena noticia. Sin paliativos. Ahora lo que hace falta es que se convierta en algo más o menos permanente. Me gustaría no dudar de que estamos ante una moda pasajera. (He usado el término "moda" de manera muy consciente).

En definitiva, la banda sonora de la crisis no existe. Hay con qué llenarla pero esta vacía.

Es la demostración de que La Música ha perdido mucho peso en la sociedad. A la gente no le importa tanto como antes, tiene un papel cada vez más reducido.

Es una victoria del Poder, una derrota de la Estética, un fracaso en lo político para las clases trabajadoras.


Comentarios

Entradas populares