Amor


Jeff Buckley - Hallelujah

Una de las características más irritantes de la humanidad es que se empeña en hacer cosas que ya están hechas. Cosas que no vas a mejorar. Justo lo que me dispongo a hacer ahora mismo.

Nadie ha definido el amor como Leonard Cohen en "Hallelujah". Gracias a Jeff Buckley lo comprendí perfectamente.

Love is not a victory march
It's a cold and it's a broken Hallelujah




Y por si quedaban dudas, acabaron con ellas Morente y Alberto Manzano, el adaptador de la letra de Cohen.



Enrique Morente & Lagartija Nick - Aleluya



El amor no es una marcha triunfal
sino un frío y solitario aleluya.


Aquí estoy yo, tratando de enmendar la plana a don Enrique y al maestro Leonardo, a Jeff y a Alberto. No sé si merece la pena intentarlo. Seguro que no me acerco a su perspicacia. A su brillantez. A su talento.

¿Qué es el amor?

No es la ausencia de odio. Muchas veces tratamos de explicarnos qué es algo diciendo qué no es ese algo. Está claro que el amor no es el odio pero tampoco es su negativo. Por aquí vamos mal.

No es el método para ser nuestra mejor versión. Eso queremos creer. La realidad nos dice muchas veces que el amor saca nuestro yo más oscuro.

No es algo excepcional que pasa solo una vez en la vida. Los Románticos del siglo XIX no estaban en lo cierto. No se lo creían ni ellos. El amor pasa muchas veces. Vuelve muchas veces. Es caprichoso y no es exclusivo.

La metáfora que he elegido para mostrar qué es el amor es sencilla. Es cuando dos personas están dispuestas a ir a tierra de nadie en la esperanza de encontrar al otro. Es olvidar que existe un camino sencillo y adentrarse en lo desconocido. 

Por eso cuando te quedas solo en tierra de nadie es trágico. Estás perdido y a menudo no sabes cómo volver a casa. Cuando te encuentras con alguien en tierra de nadie no es mucho mejor. Una vez consumada la reunión tienes que ir a alguna parte y la otra persona puede que no quiera acompañarte. Os habéis encontrado en tierra de nadie y ahí se acaba el viaje. Ocurre muchas veces.

Tierra de nadie funciona, a veces, como una especie de garantía. Cuando hay crisis no hay más que citarse allí. A menudo, alguien no acude. 

El amor es tan frágil que un golpe de viento lo puede tumbar. Tierra de nadie puede mutar hasta hacerse irreconocible para los amantes. Casi siempre pasa. 

No, pasa siempre.

Como somos el homínido más listo, más cruel y más justo seguimos intentando hacer algo que ya han hecho otros, en lo que otros han fracasado. No vamos a mejorarlo. Igual que yo con esta entrada. Igual que yo (y todos los demás) cuando hacemos eso tan vulgar que es enamorarse.







Comentarios