Domingos


El fútbol se inventó para soportar el tedio de los domingos. Si no te gusta el fútbol, te buscas otra cosa para ahuyentar a tus demonios. ¿Y si te gustaba y ahora ha dejado de gustarte? Entonces tienes que reinventarte.

Eso es en lo que estoy ahora.

Hace una década que escribo en esta humilde bitácora. En 2012 y 2013 me tomé un descanso y desde 2007/2008 el ritmo bajó mucho. Llevo más tiempo tratando de revitalizar este engendro que el que trabajé en él a pleno rendimiento. Lo he dejado escrito muchas veces, estos textos servían a modo de imperfecto diario para tomar el pulso a mi propia vida. Siguen cumpliendo la misma misión, así que espero que en los próximos meses se refleje el cambio que se está operando en mi manera de negociar con la realidad.

En esta humilde bitácora deberá aparecer que he superado, como he podido, los obstáculos que se me empezaron a amontonar a partir del 27 de agosto de 2007.

Deberán aparecer las cuitas que yo tenía antes de esa fecha y otras nuevas. También las lecciones de estos 7 años de parón físico, emocional y afectivo.

Y también deberé aprender a pasar los domingos sin tristeza, sin angustia o sin aburrirme.

Tengo el taco en la mano. Es el momento de vaciar la mesa.








Comentarios