El matiz


Imaginé el título de esta entrada hace dos días. No sabía de qué iba a hablar. Ahora mismo acabo de decidir que me sirve de inspiración para empezar a escribir.

Se supone que este será un texto confesional. Debería empezar a poner por aquí frases del tipo "uno no se debería tomarse en serio a sí mismo" o "a veces me siento un pobre tonto". Es algo que he hecho muchas veces en esta humilde bitácora y debo decir que me ha venido muy bien la mayoría de las veces. Ha sido un remedio a mis diversos males anímicos y de los otros. No quiero hacer nada de eso. Cuando abrí la plantilla para empezar a escribir esa era mi intención. En este preciso instante acabo de decidir que voy a improvisar, que no sé qué voy a contar en el siguiente párrafo.

Como por ensalmo, décimas de segundo después de terminar la anterior frase se ha hecho la luz. Puede que sea una buena idea verter unas consideraciones generales acerca de los tejados de las casas de Madrid. Siempre feos, siempre imperfectos, siempre me dejan con la sensación de que no están acabados. Las viviendas en mi ciudad están muy cuidadas por dentro y son un desastre por fuera. Que estén cuidadas no quiere decir que sean aceptables desde un estricto punto de vista estético. Son poco funcionales, hay que llenar todos los rincones con chorradas. Habitaciones como el recibidor son absolutamente inútiles. Y es feo y, en ocasiones, algo sórdido. En los exteriores empeora mucho. Madrid es la dictadura del ladrillo visto y de los colores ocres. Por eso los días grises son más grises, especialmente en el Barrio de la Concepción donde viví un tiempo hace unos años.

Los madrileños se han recluido en sus casas. Han pretendido hacer de ellas un fuerte o un palacio. Reservan lo que ellos creen que es lo mejor para sí mismos.

Justo lo contrario que yo.

Al final si ha sido un texto confesional, aunque de manera indirecta.

Ese ha sido el matiz.


Justo cuando he terminado de
repasar esta entrada, he puesto
este single en el tocadiscos.
Por alguna extraña razón
me parece que va muy
bien con el tono de este texto.

Comentarios

Entradas populares