2011, el año del regreso

Permitidme que, a pesar del título de esta entrada, hable más del año que hemos dejado que del que estamos recibiendo. La estoy escribiendo la mañana del 31 pero, por los prodigios de la ciencia bloguera se ha publicado la mañana del 1. Estas primeras líneas no deben llamarnos a engaño, tampoco voy a hacer un balance de 2010 ni nada parecido. Como mucho, una mirada a vista de pájaro, en plano general.

2010 ha sido el primer año del siglo XXI en el que no me he tomado ni un café. Mis trastornos de ansiedad han tenido la culpa, unos trastornos de ansiedad que cada vez controlo más, aunque en muchos momentos sigue sin ser suficiente. Ha habido momentos malos superados con mayor o menor fortuna y una semana horrible en agosto que casi me hizo perder la fe. En 2011 las cosas van a ser distintas, seguro que me beberé algún cafelito, lo que significará que, por fin, mis trastornos de ansiedad serán sólo un mal recuerdo.

2010 ha sido un año en el que he dormido más que en 2009 y en 2008 y eso ha dado como resultado que me encuentro mucho mejor. 2011 debe reforzar esta tendencia.

2010 ha sido un año en el que he recorrido más de 400 kilómetros en bicicleta. Es sólo el principio. El objetivo para 2011 es pasar de 1500.

2010 ha sido un año en el que he escrito y leído poco. Mucho menos que en 2008, 2007, 2006,... como bien prueba el archivo de esta humilde bitácora. Esta tendencia debe cambiar para 2011, ya no me valen excusas como el exceso de trabajo y la falta de horas de sueño. Otro objetivo es escribir otras cosas aparte de esta humilde bitácora. Ideas y proyectos hay, como mínimo desde 2006, así que me imagino que sólo debo poner algo de voluntad.

2010 ha sido un año en el que he ido a pocos conciertos. Muchos para el común de los ciudadanos, pocos para mí. Al margen de los festivales a los que vaya, debo asistir, como mínimo, a dos conciertos en Madrid por mes. No parece una aspiración demasiado difícil, habida cuenta de que en los dos últimos meses la he logrado.

Y, por fin, 2010 ha sido un año en el he cumplido 40 años por primera y última vez en mi vida.

Recibamos 2011 con una canción bonita. (Ojito al solo de don Nels Cline, casi nada al aparato).


Comentarios

David Plaza ha dicho que…
Me alegra que 2011 se presente con buenas perspectivas amigo. Yo seguiré por aquí leyéndote. Ya te lo he dicho muchas veces, además de disfrutar de tus reflexiones y de aprender de música, me relajo bastante.

Un abrazo.
Luis ha dicho que…
Me alegro de las buenas intenciones y proyectos, pero sobre todo de que tengas mejor lo de la ansiedad, porque de eso si que no tenía ni idea. También es cierto que hace muchísimo que no nos vemos, a ver si eso se pudiera remediar también este año. Habría que hablar con el Metalgas y Mister Vega para esa sesión de tapas que no llegó a realizarse.

Un abrazo!