Malas noticias



Pienso que el periodismo es un reflejo de la sociedad. Cuando se critica al periodismo, esa crítica debería dirigirse más bien a la sociedad. El periodismo es un espejo en el que mirar nuestras vergüenzas y eso no es muy agradable. Estoy cansado de ver cómo, desde todos los rincones, se ataca a uno de los oficios imprescindibles de una verdadera democracia. Si un periodista copipega enseguida saltan ciudadanos gilipollas diciendo que la profesión es una mierda y que qué guay que existe internet y así pasamos de estos tíos. Puede que los grandes medios no estén a la altura en los últimos tiempos pero eso no descalifica al periodismo en su conjunto. La saga Wikileaks nos está demostrando que es más importante un periodista que casi cualquier otro profesional. El otro día le leí a Michael Moore que, gracias a la web de Assange, no iba a ser tan fácil llevar a todo un país a un guerra con mentiras, como ocurrió con Iraq. Y en España tenemos Periodismo Humano, una web regentada por el único español que ha ganado un Pulitzer, el gran Javier Bauluz.

Sin embargo, me temo que no puedo negar que no vivimos buenos tiempos para la lírica. La sociedad española es cada vez más ignorante, cada vez más insolidaria, cada vez más cegata, cada vez más paleta y, desde hace tres años, cada vez más pobre. Por eso, se entiende que Iñaki Gabilondo esté terminando su carrera profesional y que no haya un heredero claro.

Gabilondo es un periodista de pura raza, con sus defectos y sus virtudes. Quizá se le pueda reprochar el pecado de caer, durante un tiempo, bajo el influjo de ese chamán que es Felipe González. Aún así, puso al ex presidente en apuros, en una famosa entrevista en TVE, a propósito de aquella infamia que fueron los GAL.



En su última etapa, en CNN+, ha hecho un programa superlativo. Basculaba entre dos ejes, la información político-económica y la cultura. Sus tertulias eran muy plurales, dado que sentaba en la misma mesa a personajes tan dispares como Ernesto Ekaizer y Germán Yanke. Y cualquiera de sus entrevistas era una lección de periodismo.

Sí, es una evidencia que hace tiempo que acabó La Edad de Oro...

Comentarios

Entradas populares