Una entrada repleta de optimismo hueco

Mi coche está en el taller. La broma me costará unos 600 pavos.

El ADSL de mi casa está jodido. Parece que el router no sicroniza o algo así. No creo que me lo puedan arreglar hasta la semana que viene.

El viernes me voy a Valladolid a trabajar. Para esa fecha necesito el coche. Para un día que me sobra tiempo (como hoy) no me puedo mover con libertad porque... necesito el coche.

 Por lo tanto, ahora lo que toca es escribir una entrada repleta de optimismo hueco. Podría tirar del tópico del vaso medio vacío. Esgrimir una vez más que la suerte tiende a 1 y que los descalabros de hoy serán giros afortunados mañana. Repetirme una y otra vez que sólo me van a pasar cosas buenas a partir de ahora.

Sería muy fácil hacer eso. Otras veces he recurrido a ese truco y ha resultado. Quizá si lo intento con un poco más de ahínco puede volver a funcionar. Estoy casi seguro.

La salida es más sencilla, una vez que entiendes mejor esto de la existencia. Pasan cosas, unas te gustan, otras no, la mayoría te la sudan. Otras veces, pasan esas mismas cosas que te gustaron y ahora no, esas mismas cosas que no te gustaron y ahora sí. Por lo tanto, lo que pasa influye en mí en la medida que yo lo califico/siento. Si me mola, me hace feliz. Se trata de una fórmula de lo más fácil. Parece mentira que haya que estar tanto tiempo en esta pelota azul que da vueltas alrededor del sol para darse cuenta.

Es cierto, hay un número limitado de eventos que despiertan emociones más o menos objetivas y que no resisten este diagnóstico y este tratamiento. Son los que conocemos como Grandes Momentos de Nuestra Vida. Todo lo relacionado con los Grandes Temas, con la Vida, la Muerte, la Amistad, la Lealtad  o el Amor. Ahora voy a echar un vistazo a la relación con la que he empezado este texto. ¿Hay algún Gran Tema involucrado en ella?. Evidentemente, no. Las putadas que me han pasado en las últimas horas me están causando incomodidades y una significativa disminución de mi cuenta corriente. Y ahí me quedo, no tiene mucha más trascendencia.

Así que, a tomar por culo. Como dice el gran Julio, "La vida sigue igual". (Prefiero esto a poner el manoseado "Turn, turn, turn".)


Comentarios

Entradas populares