Indie de estadio


El sábado pasado estuve en el Concierto del Año. El que dio Arcade Fire en Madrid.

 


Hacía mucho tiempo que no iba a un concierto multitudinario. Unos pocos minutos después de entrar en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid entendí por qué. Colas, empujones, incomodidad en general. Un sonido pobre tirando a malo, con la consabida y funesta "bola". Dificultades para ver las evoluciones de los músicos en el escenario. Precios prohibitivos.

Entendí la razón por la que el Jimmy, mi camello de vinilos en los 90, decía que no quería ir a ningún concierto al que fueran más de 100 personas.

Esa es la malidición que ha caido sobre Arcade Fire, el éxito masivo. Tengo la intuición de que la próxima gira del grupo de Regine y de Win ya va a ser de estadios. "The suburbs" ya ha sido Nº1 en USA. Bien es cierto que este es un dato engañoso pero es significativo. Es engañoso porque se vendió el álbum a un precio por debajo de lo normal y porque la crisis del disco permite sacar la cabeza a los grupos indies como casi nunca antes. Vampire Weekend también ha sido Nº1 este año y álbumes como el "The age of adz" de Sufjan Stevens o "Write about love" de Belle & Sebastian han visitado la parte noble de listas tan prestigiosas como la británica o la norteamericana. Los artistas de usar y tirar ya no venden tanto y los grupos que se dirigen al melónamo, aunque sea al melónamo pop, no han perdido apenas apoyo.

¿Es malo que la gran esperanza del indie mundial en esta primera década del siglo XXI tenga una repercusión masiva? Como diría sir Humphrey Appleby, "sí y no".

Es malo porque a partir de ya mismo Arcade Fire va a trocar, poco a poco, la visceral épica de sus canciones por himnos de rock de estadio a lo U2.
Es bueno porque hablamos de una banda que lleva tres discazos brutales. Si un grupo de esos llega a 1000 personas es mejor que a 100, 10000 mejor que a 1000, 100000 que a 100000, 1000000 que a 100000,... No soy partidario de que lo refinado sea sólo para la élite. Mejor que toque Arcade Fire en el Calderón que Alejandro Sanz o El Canto del Loco.

Comentarios

Entradas populares