El recuerdo de una vida que no viví

"Literatura de izquierda", de Damián Tabarovsky, es uno de los libros que me estoy leyendo ahora mismo. Es una colección de ensayos sobre la literatura argentina desde los años 60 hasta la actualidad. Me va a dar, por lo menos, para otra entrada además de esta que estoy escribiendo ahora mismo.

La lectura de "Literatura de izquierda" me ha proporcionado una experiencia curiosa. En algún momento, entre sus páginas, he creído vislumbrar parte de la vida que me hubiera tocado vivir si mi padre no decide emirgrar desde Buenos Aires a Madrid en 1972. No hubo un relato completo, ni nada que se le parezca. Fueron unas polaroids, la intuición de que hubiera sido fan de Sumo o de Virus y poco más.





Ya me ha pasado lo mismo otras veces. La primera fue cuando conocí al que era novio de mi prima en 2002. Era un porteño a comienzos de la treintena, lo que hubiera sido yo de habernos quedado en Buenos Aires. He de aclarar que no me cayó muy bien porque era de River y yo ni en un millón de años hubiera sido "gallina". Me hizo conjeturar si hubiéramos sido amigos, por ejemplo. Me dí cuenta de que hubiéramos visto las mismas series de TV, los mismos partidos de fútbol, las mismas discotecas.

En otra oportunidad mi mente empezó a volar y a preguntarse quién sería yo de no haber pasado mi infancia, adolescencia y juventud en Madrid. Fue cuando vi "El mismo amor, la misma lluvia", una película que traza un historia entre dos personas a través de los 70, 80 y 90. En tercer o cuarto plano de mi yo consciente empezaron a aflorar fabulaciones sobre cómo hubiera sido eso de ser un chaval de 20 años en Buenos Aires.



Esa vida que no viví forma parte de lo que yo soy ahora. Ahora me doy cuenta de que siempre ha sido así. Esas instántaneas son recuerdos de esa vida que no viví. A estas alturas, no hay que dejarse engañar por la menudencia de no haber vivido una vida. Esa vida que no viví es más real que las vidas que quise y querré vivir. Es una hipótesis autorizada de lo que podría haber pasado. Es una pista para conocer mejor al hombre del espejo.

Comentarios