Los suburbios

El otro día me vi con un poco más de dinero de lo previsto y reaccioné exactamente igual que cuando tenía 12 años, que cuando tenía 18, 20, 22, 25, 28, 31, 34, 36, 39,... Es decir, reaccioné igual que siempre, me compré unos discos. En esta ocasión me fundí 50 pavos en dos álbumes en vinilo. Una edición limitada a 299 copias de un disco de The Wave Pictures, y los dos vinilos de "The suburbs", el tercer disco de Arcade Fire.



Yo llegué tarde a Arcade Fire. Me compré en su momento "Funeral" (2004), su brillante debut, y no le pillé el punto. Cuando salió "Neon Bible" (2007), el clamor era tan grande que yo me sentía un bicho raro. Unos meses después de publicarse el segundo disco de Arcade Fire, un amigo me enseñó este vídeo.





Tuve que ver la famosa secuencia de la escalinata y el carrito de bebé con "Intervention" sonando para entenderlo todo. 

Un poco corto sí que soy, no tiene sentido negarlo.

Con la furia de los nuevos conversos me dispongo a batirme en duelo con quien sea para defender la valía artística de "The suburbs". Ya estoy oyendo las críticas.

"No me han sorprendido".
Efectívamente, no lo han hecho, se han cascado un disco sensancional.

"Es igual que los dos anteriores".
Sí, como mínimo, es igual de bueno.

"Ahora que son famosos, ya no me interesan tanto".
Ahora que son famosos, le doy más valor a que sigan haciendo buena música.

"Es un poco largo".
A mí me gusta que lo sea. Es más, me parece valiente apostar por un disco con muchas canciones en la era que ignora el concepto de álbum.

"No tiene canciones"
Yo he contado 16.

"Es que me aburre la épica".
No es mi caso.

Todavía no lo he escuchado suficientes veces. Por lo tanto, lo único que puedo decir es que si quieres emocionarte escuchando un disco, cómprate "The suburbs". Si puede ser, en vinilo.

Comentarios