Lírica efímera

Procede hacer una advertencia. Me gustan los Smiths, me gusta el pop intimista. Por eso voy a ser híper crítico con las canciones y los discos que hablan de emociones propias, íntimas y, para la mayoría de la humanidad, intrascendentes.



La música popular está concebida para ser devorada casi al instante. Eso no tiene nada de bueno ni nada de malo. Es así y es necesario que sea así. En el tipo de sociedades en las que vivimos desde el final de la II Guerra Mundial nada hay tan valorado como lo que se consume rápidamente. Es la base del crecimiento económico y el ritmo de los tiempos.

El pop intimista, como no podía ser de otra manera, participa de esta cualidad. Mucho más de lo que nos parece, mucho más que, sin ir más lejos, el punk. La explosión del 77 ya estaba agotada en el 78. Fue un golpe en la mesa, un recordatorio de qué se estaba haciendo mal, un antídoto para los excesos del rock progresivo y/o sinfónico.




El punk es necesario. Por eso vuelve siempre, con ropas distintas. A veces es ruido, otras silencio atronador. Siempre es un asidero para pensar diferente, para pensar por ti mismo. Eso hizo Dylan cuando proclamó que no había que seguir líderes, cuando electrificó el folk. Eso hizo Freud, cuando inventó el psicoanálisis. El punk es la base de todo, aunque sólo con la base no se hace nada. Hace falta seguir más camino. Esa es la razón por la que el punk es una estrella fugaz. Tiene que serlo, para no caer en el nihilismo.


El pop intimista NO es necesario. Antes al contrario, es contraproducente. Cumple la misma función que un caramelo. Es agradable al principio... indigesto luego. Eso es porque hablar de uno mismo es aburrido para los demás y para uno mismo. ¿Cuantos artistas ya no se creen su propio personaje? Porque repetir lo mismo disco tras disco y de la misma forma no es personalidad, es falta de recursos. Aunque algunos lo hagan tan bien como Darren Hayman, el líder de Hefner.



Bonito, sí. Lástima que todo se agote en un par de discos... Encima, tienen que ser buenos. Casi obras maestras.

Comentarios