El ganador se lo lleva todo

 Una de las canciones de pop que mejor manejan el melodrama en toda la historia es "The winner takes it all" de ABBA. De veras pienso que el pop tiene que parecerse a esto para ser bueno.





Imaginemos que, por ejemplo, la plata olímpica del 84 en baloncesto se hubiera producido en Munich '72. Que Zanini, en lugar de ser Campéon de Europa de Rallyes en 1980 hubiera ganado el Mundial, como hizo Sainz en 1990. O que Bruguera dominara en Roland Garros en los 80 y que Indurain se hubiese llevado su repóker de Tours de Francia una década antes de lo que lo hizo.

Y sigamos imaginando, por ejemplo, que José Ramón de la Morena no hubiera derrotado jamás a José María García.

Regresemos ahora a la actualidad, aunque suponiendo que estos eventos imaginados hubieran ocurrido de verdad. El deporte español estaría más acostumbrado a ser ganador y quizá la sociedad no mitificaría a los deportistas de élite. Entonces, muy probablemente, García hubiera criticado el anuncio de Gasol de no ir a la selección. Una gran cantidad de gente, incluso una mayoría, se hubiera mostrado de acuerdo con él.

¿Ha ocurrido lo mismo que en esta realidad alternativa?

No.
La prensa deportiva, casi en su mayoría, le ha hecho la ola. El público, en general, ha sido comprensivo con el ala pívot de los Lakers.

Ojo, que nadie me interprete mal. Hasta podíamos decir que apruebo la decisión de Pau Gasol. Es un profesional y se debe al equipo que tan bien le paga. Lo que me jode es que se le perdone todo a un ganador. Sobre todo, lo que no le perdonaríamos a una persona normal.

Pues eso, el ganador se lo lleva todo. Da igual que sea justo o no. Es lo que hay.

Comentarios