Machismo

Hace unos días en Veo 7 ví una entrevista de Carlos Dávila a Pedro Ruiz. La cosa se puso tan delirante que tuve que cambiar de canal. (¿Quién coño me mandaba a mí sintonizar Veo 7? Si es lo que tengo merecido). Decía cosas como que la mujer tenía más memoria que el hombre y que esperaba al peor momento para recordarnos nuestros errores. Eso es machismo de rebajas, del tipo de "todas las mujeres son iguales". Fue Carlos Dávila el que dijo esa memez. El otro, Pedro Ruiz, tenía cierto talento como humorista aunque hoy sea un "contador de batallitas". El consejo que les dio a los chicos jóvenes heterosexuales es que, cuando su pareja se meta, sutilmente, con su vestimenta, es que ya están dominados. (¿Qué culpa tiene nadie de que Pedro Ruiz vista como el orto?)

Ojo, yo no me la cojo con papel de fumar. En una sitcom el diálogo que presencié podría haberme hecho reir. El problema es que estos dos sujetos decían esas cosas en serio, con cierta solemnidad y todo.


Es un machismo que se disfraza de seda, pero como la mona, sigue siendo machismo. Y es otra cosa, es una visión simplista de la vida, infestada de pre-juicios. Cuanto más tiempo pasa, más ganas tengo de dictar sentencias inapelables. Si no puedo evitarlo por lo menos espero dar mis opiniones después de haber escuchado al ministerio fiscal y al abogado defensor.

CD y PR dicen esas tonterías porque, seguramente, a ellos les han tratado así y creen que es igual para todos. Es un análisis digno de un fanzine escrito por quinceañeros en lugar de una conversación entre dos veteranos profesionales.

Como se decía antes, ¡qué país!

Comentarios