La belleza científica


Una vez leí que la belleza científica consistía en dar una respuesta simple a una cuestión compleja. Para mi concepto estético, eso es la belleza, científica o no. En esta entrada voy a responder de manera muy sencilla a un problema de muy difícil solución.

Es el interrogante más grande que tiene sobre su cabeza el ser humano. Algunos recurren a la religión, cualquier religión, otros ponen sus esperanzas en la ciencia, más concretamente en la filosofía en sentido amplio. Es decir, la filosofía tomada como el conjunto de saberes del hombre, incluida la metafísica, que linda con la religión y que es lo que normalmente pensamos que es filosofía.
Es, curiosamente, la única pregunta que se responde a sí misma. ¿Qué es la vida?. La vida es vivir. 

Esta solución le vale al religioso y al ateo, al listo y al tonto, al ignorante y al sabio. Nos sirve a todos. El único sentido que tiene la existencia es existir. Sí, lo sé, es una tesis ligera, que pisa con demasiada convicción los territorios del tópico. Aún así, es la única que me parece aceptable. Los inconvenientes se los veo por otro lado. Vivir no consiste en respirar. Vivir consiste en algo más y, muchas veces, no sabemos qué es ese algo más. Otras lo sabemos y lo olvidamos. Y otras muchas, demasiadas de hecho, la vida, o el maldito azar, no nos deja saber.

Dicen que eso que llaman primavera ha llegado. Voy a salir a la calle.







Comentarios

Kankoat ha dicho que…
Hombre, veo que has quitado la fotaza que tenías, pero esta mola más. Mola un güevo.