Por militancia

"Por militancia" es lo que siempre respondo cuando me dicen eso de "¿pero todavía ves House"? Hubo un momento entre la cuarta y la quinta temporada que sucumbí a esa idea que dice que "House se repite demasiado, siempre es lo mismo". Vale, está bien, siempre es lo mismo. ¿Y eso es malo? Es una serie de TV, se trata de que se repita demasiado. 

No, no voy a tratar de convencer a nadie de que House es una serie buenísima. Ya lo intenté una vez. Bueno, en realidad dos veces. Al que no le guste a estas alturas ya no le va a gustar.



Iré por otro lado. En la vida uno tiene que ser consecuente. Muy bien, sólo ligeramente consecuente, lo concedo, pero consecuente. A mí me gusta House y me da lo mismo que ya no haya episodios como los de la primera temporada, como ese del músico de jazz que me mola tanto. Como esto es así, no puedo dejar de confesarme a mí mismo que prefiero un House repetitivo y poco inspirado que una brillante entrega de (sí, voy a decirlo) Lost.

Si todavía sigo las aventuras de ese médico cojo y malencarado encarnado por Hugh Laurie es por empatía máxima con el personaje.

Por militancia, coño. Porque, cuanto mayor me hago, más me doy cuenta de que "todo el mundo miente" y de que uno no tiene que dejarse avasallar, aunque sea un tullido drogadicto.

Comentarios

N.Poe ha dicho que…
Si la serie mola ¿por qué tiene que dejar de gustar? Creo que los episodios son tan buenos como los de la primera temporada, lo que pasa es que puede que ya no resulte tan sorprendente.
Todas la series tienen un esquema y eso es lo que te empuja a seguirlas o no: te ofrecen una cosa clara y si te gusta, la sigues.

Entradas populares