El concepto de Novela Gráfica

No me gusta la simulación.

Estoy cansado de asistir a juegos de máscaras que pretenden enaltecer un género asociándolo con otro de más prestigio. Si decimos de un actor, por ejemplo, que tiene una vasta experiencia teatral, ya estamos diciendo que es un buen actor, cuando no tiene por qué ser así. Si decimos, asimismo, de un músico que tiene una sólida formación clásica, queremos sugerir que es un tipo brillante.

Algo así, algo parecido, pasa con los tebeos.

Para empezar, aquí en España, no llamamos tebeos a los tebeos. Somos tan chulos que decimos una palabra en inglés, que no reproduciré aquí, y pasamos de la que el idioma de Cervantes nos brinda. Esto no es simulación. Es ignorancia, analfabetismo, provincianismo,...


No acaba ahí la cosa. Hace unos cuantos años un genio de la historieta llamado Will Eisner escribió un tebeo estupendo, llamado "Contrato con dios". No trataba de superhéroes, ni de aventureros, ni de romances de telenovela. Eran historias con corazón, dibujadas con gusto y contadas de una manera elegante. Claro, eso no podía llamarse tebeo, esa cosa para niños sin ningún nombre en el mundo de la alta cultura. Y lo llamaron Novela Gráfica.


Para mí "Contrato con dios" no es una Novela Gráfica, eso es una cursilada. Me da lo mismo lo que ponga en la portada. Es un tebeo cojonudo. Y mucho mejor que muchas, muchísimas, novelas.

Comentarios