Vienen a por nosotros

Por primera vez en la vida, me siento un indie químicamente puro. El otro día, un conocido periodista me dijo que el indie empezaba a estar de capa caída porque el sector de población que lo había hecho posible ya pisaba el territorio de los cuarentones. Tiene toda la razón. Ese hecho biológico hace que el entusiasmo se apague y que entre en escena el cinismo más o menos amargado. Lo que me molesta es que lo decía con un tonillo de satisfacción. En el fondo, era una manifestación más de su mediocridad. Me veo en la obligación de apuntar el hecho de que este periodista acostumbraba a equivocarse en sus crónicas con las canciones de los conciertos que iba a cubrir. Utilizo el pasado porque, por prescripción facultativa, hace más de una década que no leo nada suyo.

Exactamente igual que el capitán Butler cuando cae Atlanta en "Lo que el viento se llevó", así me siento yo. A Rhett Butler se la sudaba la Guerra Civil Americana hasta que esta se decantó por el Norte. Entonces declaró que sólo en ese momento valía la pena apuntarse a la causa del Sur. En los 90 yo fui anti indie, en cierto modo. Ahora que está cerca de desaparecer, me apetece sentirme un talibán de lo indie.

Hay dos razones. Existe una cuestión generacional, clave para mí. No quiero que vuelvan los popes de la movida. Bastante viven del cuento ya. Por otro lado, es cierto que aquella escena (el indie) fue bastante raquítica, y también es cierto que lo poco excitante de verdad que ha habido en el pop español desde que Poch dejó Derribos Arias ha sido el indie noventero.

Es el momento de reivindicarlo, de mantener vivo su legado. Los buitres sobrevuelan nuestras cabezas. Es tiempo de resistencia.

Comentarios

Barrejón ha dicho que…
¿Pero podemos seguir burlándonos de los flequillos, las gafas de pasta y los pantalones pitillo?
Vencido ha dicho que…
Hombre, si te apetece reírte de los gafapastas, yo estoy contigo. Pero ahora me apetece más descojonarme de los grupos que hacen música antigua camuflada de moderna. No sé, fuera del indie, Pereza, por ejemplo, y dentro del indie, Catpeople, sin ir más lejos.
djflow ha dicho que…
Yo todavía no sé muy bien lo que es el indi español, pero si incluye a Los Planetas, La Casa Azul, Manta Ray, Undershakers, Pauline en la Playa, Triángulo de Amor Bizarro, Clovis, Love of Lesbian, Lori Meyers, Jet Lag, Surfin' Bichos, Astrud, Klaus & Kinski, Nudozurdo, Schwarz, Maga, Antonia Font, Family, Los Negativos, Anti, Beef, Una Sonrisa Terrible, Refree, Corcobado, Vamos a Morir, 713º Amor, Mil Dolores Pequeños, La Buena Vida, Le Mans, Single, Los Bichos, Plastic D'amour, Vetusta Morla, Penelope Trip, El Inquilino Comunista, Nosotrash, Sr. Chinarro... solo puedo decir que me gusta el indi español, y que me gusta bastante.

Además, como me imagino de qué periodista habla usted, y encima estoy de acuerdo con casi todo lo que dice (incluido lo de Pereza, Catpeople -qué malos son, por dios- y los popes de la movida) yo (que nunca fui anti-indi aunque últimamente se me hacía cuesta arriba) también intentaré ejercer de talibán. Y eso que los auténticos talibanes -¿es verdad eso de que el plural de talibán es talibán?- del indie como los de la web jenesaispop -que no creo que sean cuarentones,aunque a lo mejor resulta que sí- me dan bastante ascazo, la verdad.

¡Salud y r'n'r!... estoooo... ¡indipop!
Kankoat ha dicho que…
Vencido, ¿pero tú no eras "Indi kid"? ¿o acaso hacía referencia a la mascota del Alieti?
Daphne ha dicho que…
Si tuvieras que hacer la entrada de un diccionario, ¿cómo definirías indie? Quizá estoy fuera del tiempo, pero no logro entender concretamente a qué se refiere el término.
Vencido ha dicho que…
Indie: Una persona que le gusta el pop grabado en sellos indepenedientes. Djflow ha hecho un catálogo bastante aceptable de los principales artistas en uno de los comentarios. Escena indie es casi sinónimo de escena underground.