Luces y sombras del Monkey Week

Cuando me enteré de que existía una cosa llamada South by Southwest en Estados Unidos, deseé con todas mis fuerzas que hubiera algún día algo parecido por aquí. Muchos conciertos en locales pequeños y medianos de una bulliciosa ciudad (Austin, Texas), mercadillos, conferencias, y un runrún musiquero, eso es lo que hace atractivo un festival atípico como el South by Southwest.

Estos días se está celebrando una versión reducida del South by Southwest en España. Se llama Monkey Week y se está desarrollando en el Puerto de Santa María, en Cádiz. Llevamos dos días de conciertos y de actividades varias y ya me atrevo a hacer un balance. Lo primero que tengo que decir es que ya es muy meritorio el intentarlo. Tratar de llevar a la realidad un sueño como este, nos obliga a ser generosos y flexibles en el análisis.

Sin embargo, no podemos ocultar el hecho de que no está siendo un éxito de público. Comentaba yo con un afamado compañero de trabajo que la reacción de la gente en el concierto de Wire estaba siendo muy fría. Y él me contestó: "Es lo que tiene el hecho de que casi todos estemos acreditados". Es decir, no se debe estar haciendo taquilla. Hay dos tipos de conciertos en Monkey Week, los gratuitos en diversos pequeños locales de la ciudad y cuatro mini festivales en sitios distintos (Monasterio de la Victoria, Puerto Sherry y el Teatro Muñoz Seca) en los que hay pagar una entrada (o un abono para poder ir los cuatro días). La afluencia de público, tanto ayer como hoy, no ha sido excesiva, especialmente en los mini festivales. Tampoco se respira un ambiente especialmente indie o roquero por aquí.

La feria de profesionales no está siendo tampoco para tirar cohetes. Hoy he asistido a una mesa redonda con gente de mucho nivel que ha reflexionado acerca de la evolución de los formatos musicales y había... 15 personas (siendo muy generosos). Sin ir más lejos, había muchos más stands en el Día de la Música de este mismo año, en el Matadero de Madrid

En general, todo está resultando un poco desangelado.

Aún me queda reseñar lo realmente malo. Ayer la policía suspendió las actuaciones en el Monasterio de la Victoria a eso de las 3 de la mañana. Parece ser que hubo un problema con la hora de cierre y la Autoridad decidió mandarnos al hotel antes de tiempo. Los portugueses Blasted Mechanism se quedaron sin tocar. Es algo casi imperdonable. Al hilo de este tema, existe un rumor que dice que la organización de Monkey Week está planteándose irse a otro lugar y abandonar el Puerto de Santa María. Es sólo un rumor, pero suena veraz. De todas maneras, lo más importante es si se seguirá celebrando el año que viene.

¿South by Southwest a la española? No, está muy lejos de ser siquiera una mini versión. Más bien es un esbozo, un proyecto al que le queda aún muchos detalles que pulir y muchas malas hierbas que segar. La idea es magníica, la intención, buenísima, el resultado final, entre suspenso alto y aprobado por los pelos.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
me gusta tu crítica. tienes toda la razón. pero tambien habia cosas bastante buenas.
Jesus ha dicho que…
Yo creo que la semilla está puesta, y es cuestión de que germine. Nadie lo había intentado antes por que es complicado hacer viable un proyecto como este, es cuestión de afianzar la cita y en pocos años Monkey Week será epicentro europeo de la música. Apuesto por ello.
Anónimo ha dicho que…
Es cierto que el público no ha respondido como se podría esperar en los conciertos de pago, pero los que hemos acudido hemos podido ver conciertos muy concurridos y gratis (Pony Bravo, sin ir más lejos) y asistir a mesas y conferencias muy interesantes... La primera edición promete, veremos la siguiente...

Entradas populares