La paja en el ojo ajeno, la viga en el propio

ARQ hacía que disimulaba su enfado. Sin embargo, quería que se notara que estaba muy cabreada. Casí diría que lo que quería trasmitir la popular presentadora de tv era que estaba ofendida. Uno de sus colaboradores daba la noticia de que el presunto asesino de Marta del Castillo recibía cartas de amor en la cárcel. Y ARQ explotó.

Me acuerdo cuando NH organizó una verbena, hace ya mucho tiempo, con lo de las Niñas de Alcasser. Estábamos en los albores de la tv privada en España y aquello levantó ampollas, acompañadas de unos altos índices de audiencia. Ahí se marcó el camino a seguir. El Caso había sido sustituido por la tele basura. Se acabó aquello de respetar el dolor de las familias. Se acabó el luto, ahora había que retransmitir en directo todo, para que las víctimas no descansen en paz y para que sus allegados sufran un poco más de la cuenta, para que no puedan reconstruir su vida.

ARQ hace mal en mostrar fastidio por cosas como la referida en el primer párrafo. Debiera hacer auto crítica y preguntarse si dar tanta cobertura a noticias tan espantosas tiene defensa periodística. Si estirar el chicle de la desgracia ajena es ético. Quizá si lo hiciera, se daría cuenta que el seguimiento que se hace de este tipo de casos sólo busca husmear en nuestro yo más morboso. También podría llegar a la conclusión de que no está bien entorpecer la actuación de jueces y policías opinando de lo que se desconoce. Incluso, podría llegar a reconocer que han sido los medios de comunicación los que han convertido al presunto asesino en una estrella del rock.

Quizá sea demasiado pedir. Quizá sea más fácil poner cara de indignación y ver cómo tu share crece y crece.

Comentarios

Pink Freud ha dicho que…
El share, en estos casos, es la jauría humana catódica.
irulan ha dicho que…
Afortunada o desafortunadamente mis horarios (y mi estómago) no me permiten ver el programa de AR(Q) o los programas de zapping donde le dan cobertura pero permíteme que dude que tratara de disimluar su enfado, cabreo, fastidio o mecagüentusmuelas interior.

Después de tantas operaciones, estiraciones, liftins, botox y demás toxinas inyectables, esta mujer ha perdido toda línea de expresión que pudiera tener, lo cual puede venir bien para jugar al póker o para que tu cara de malaleche pase desapercibida ante espectáculos casposos de tus colaboradores varios (póngase por ejemplo, la verdulera Belén Esteban) o jugar al despiste en momentos tensos como el que aquí se comenta, porque a lo mejor lo que intentaba era disimular una sonrisita picaruela de "no seas malo..., que hay una pobre niña muerta de por medio... " y le salió bien pareciendo ocultar un gran cabreo.

Y sí, tenéis razón, el share va aparte pero siempre está ahí.

PD Gran blog
CocoyLola ha dicho que…
Pero la gente la cree. La admira. La idolatra. Yo creo que se traga sus propias mentiras, y se considera íntegra y profesional.
Como trantos otros.
Coco
www.cocoylola.com

Entradas populares