Los 80 se acabaron

Cuando tenía 15 ó 16 años y los 80 estaban en todo su esplendor nos hablaban maravillas de la década de los 60. A mí me gustaba todo lo que sabía de esa época, pero lo veía como algo lejano y ya caducado.

Ayer murió John Hughes, guionista y/o director de algunas de las películas que más me gustan. Estoy hablando de, principalmente, "La chica de rosa" y "El club de de los cinco", películas que trascendieron su propio género, la comedia teen, y se convirtieron en documentos audiovisuales de la parte central de los 80, el tiempo en el que yo tenía 15 ó 16 años.

Hace un mes y medio se fue Michael Jackson, el auténtico ídolo de masas de aquellos años. En ese momento no se me ocurrió certificar que ya no quedaba nada de los 80. Jackson fue más que su época, algo que sólo ha ocurrido con otros dos músicos en siglo XX, Elvis y Gardel. Sin embargo, en la figura de Hughes confluyen muchos de los factores que hicieron de los 80 una década estupenda. La década del pac-man, del advenimiento de la música electrónica, la última vez en que el ideal de la belleza debía pasar por tener curvas, la década del after punk y del mejor pop británico de la historia, la del mejor pop español. La década en la que el futuro era una oportunidad. La década en la que se estrenaban películas que contaban la historia de amor de una "white trash" y un pijo, con el trasfondo de la crisis socioeconómica que el ultraliberalismo reaganiano estaba pariendo. La década en la que se estrenaban películas que se atrevían a tomar prestados recursos estéticos del teatro y confrontar tipos de adolescentes distintos sin caer en el tópico. La década en la que se estrenaron "La chica de rosa" y "El club de los cinco", ambas películas escritas por John Hughes.

Seguramente, los 80 son ahora para un quinceañero/a lo que eran los 60 para mí cuando era un adolescente. La muerte de John Hughes me ha servido para escenificarlo. Pondré el último clavo en el ataúd de los 80 con este enlace, un montaje, algo cutre, de escenas de "La chica de rosa". La música es la impagable "Pretty in pink" de los Psychedelic Furs, el mismo grupo que se arrastró, hace menos de un mes, en Benicassim 09.

Los 80 han muerto
¡Larga vida a los 80!


Comentarios

solo joe ha dicho que…
contra, me acabo de enterar en tu blog sobre la muerte de john hughes. como tu, yo tambien fui un chico en los 80,s y disfrute un cojon las peliculas de este. hoy dia las peliculas "teen" no le llegan ni a los tobillos a las peliculas de john hughes.

mis favortitas; ferris bueller y breakfast club
djflow ha dicho que…
Larga vida, sin duda. Añadiré que es la década en la que yo tenía entre 12 y 21 años, seguramente los más importantes en la forja del carácter de cualquiera. Para mí será siempre la auténtica década prodigiosa.
Dafne ha dicho que…
Yo viví desde niña con vaivenes musicales, desde los tangos de Gardel o Agustín Irusta que escuchaba mi abuelo hasta lo más prodigioso de Héctor Lavoe y las estrellas de Fania que mi padre repetía una y otra vez. Pero fui niña-adolescente en los 80 y no lo puedo olvidar. Si hubiera sido menos ingenua, me habría dado cuenta desde entonces que era lesbiana, pues estaba enamorada de...Boy George. Felicidades por el blog, está muy bueno.