Mari Trini

Tanto Bargueño como Soitu.es han dicho adiós a Mari Trini como ella se merecía. No puedo añadir ni restar una coma a lo que ellos han escrito, pero tampoco quiero dejar pasar esta oportunidad de aportar mi granito de arena a la reivindicación de una figura fundamental del pop español (has leído bien, he puesto “pop“, ¿qué pasa?).

Ahora mismo estoy escuchando el vinilo de “Escúchame“, el tercer disco de Mari Trini, aparecido en 1971. Hay versiones de Brel (en francés, ojo), de Gilbert Becaud, de Moustaki, y el arreglo de casi todos los temas es del gran Waldo de los Ríos. También encontramos estupendas canciones firmadas por la propia Mari Trini, como “Escúchame“, “Yo no soy esa“ o “Seré silenciosa“. El sonido, cortesía del productor Rafael Trabuchelli, es algo que hoy en día es ciencia ficción. Lo estoy escuchando a un volumen más bien bajo y, aún así, está inundando toda la habitación. En definitiva, es una fookin´ masterpiece, una puta obra maestra, un discazo de cojones.

Por eso, me cabrea tanto que, el otro día, cuando supe de su muerte sólo encontré frivolidad. Mari Trini no era un folklórica, era una artista por derecho propio, que se hizo un hueco en el país de las Ana Belenes y las Marisoles siendo feucha y esquiva.

Mi padre la entrevistó hace ya muchos años, en los años 70, en la cima de su popularidad, cuando vendía millones con discos como el que ahora mismo estoy escuchando. El otro día me dijo la frase con la que voy a terminar esta entrada. Fue cuando comentamos la noticia.

“Era una tía cojonuda“.

Comentarios

Kankoat ha dicho que…
A Mari Trini por lo menos la han, la habéis recordado con motivo de su muerte, aunque no creo que le consuele.

Peor es lo de Joan Bautista Humet, que falleció unos meses atrás y no se enteró ni él. Un triste obituario en El Mundo y una entrevista repetida a modo de homenaje en un programa de radio a las 4:00 am es todo lo que ví.

Un saludo para Joan Bautista, que por lo que oí en la citada entrevista era un tío cojonudo.
El Músico Digital ha dicho que…
¿En qué trabajaba tu padre? que me quedé con la duda...
Justo ha dicho que…
Grabó elepés alucinantes, de la primera a la última canción, una artista conceptual, pionera.

¿Qué pasó? Porque ella quería seguir cantando sus nuevas canciones. Es lógico que pasara un bache en los ochenta, todos lo tuvieron con el relevo generacional, y el cambio en las maneras, pero después debería haber vuelto por sus fueros..

No le culpo al público, sino a la industria y también a algunos de sus compañeros, y al politiqueo, porque ella, haciendo canción protesta como nadie, nunca se vendió por un plato de lentejas.

Un saludo cordial