Malcolm

Esta va a ser una entrada triste, manchada por la nostalgia y herida por el tiempo que se fue. El que no quiera deprimirse, que pare aquí.

El 29 de octubre de 2004 escribí en esta humilde bitácora acerca de un disco que me había comprado ese mismo día. Era uno de Malcolm Scarpa, un músico del barrio de La Concepción que en los 90 había hecho, como dice mi amigo el Crápula, lo-fi sin saber que era lo-fi. Tengo un recuerdo vívido de una tarde en Radio Vallekas, cuando estábamos en la calle Párroco Emilio Franco. Un programa de la emisora, que no era el mío, ponía una canción de Malcolm que me sonó a gloria. Ya le había visto en directo varias veces y le había entrevistado una vez. (En el par de años siguientes le volví a entrevistar otras dos veces más). Para mí el trabajo de Malcolm en aquella época era la destilación perfecta del pop, canciones de menos de dos minutos de estructura sencilla: verso + puente + estribillo, y ya está. Sólo una vez. Me acuerdo que él decía que repetir el estribillo era una decisión comercial, para adecuarse a las duraciones que pedían las radios, pero que no surgía de ninguna necesidad artística.

En aquella época yo tenía 25 años y un programa en Radio Vallekas a medias con mi amigo el Crápula. No había terminado la carrera de Derecho y no tenía ni idea de qué iba a ser de mi vida. Era feliz porque mi futuro estaba en blanco. Y Malcolm es uno de los que ponía banda sonora a aquellos años.

Hoy he visto a Malcolm por primera vez en este siglo XXI. He charlado brevemente con él en un pasillo. Ha sido demoledor. Está decrépito, roto y hastiado de la vida y la raza humana. Ya no está con nosotros, ha perdido el contacto con la realidad.

Ha sido un amargo recuerdo de que ya no volveré a tener 25 años y de que mi futuro ya no está en blanco.

Comentarios

charly ha dicho que…
tu en Radio Vallekas con música.
yo en Radio Enlace con deporte del motor.

¡vaya canteras!

me encanta tu blog, compi.

Entradas populares