El futuro de la música empaquetada


Ya he opinado varias veces sobre el futuro de la industria del disco. Dije que volvía el vinilo, y no me equivocaba. También anuncié el regreso del single, aunque pienso que eso todavía está por verse. Y me atreví a enunciar mi “teoría de la partitura“.

Si hay un denominador común en todas esa reflexiones, ese es el verbo “regresar“, y similares. El negocio vuelve hacia atrás y ya no hay vuelta de hoja. Como hace 40 años, la mayor fuente de ingresos de los músicos son los honorarios por sus conciertos, grandes o pequeños. La manera de sobrevivir de las discográficas independientes pequeñas de este país es convertirse en promotora de conciertos. Un tipo importante del indie nacional me decía el otro día que en su sello ya no quieren músicos que no toquen en vivo. Ellos sacan la pasta de artistas a los que les publican un disco, que les sirve para promocionar una gira de ese artista. Sólo con la venta de álbumes, tendrían que echar el cierre. Muchas indies se han dado cuenta y por eso, mal que bien, sobreviven. Eso es lo que no han visto las divisiones españoles de las multis, manejadas por gente sin perspectiva. ¿Resultado? Despidos en tropel.

Así que esa parece ser la manera de sacar a la industria a flote. Hay que volver a los inicios. Pero, ojo, en los albores de la era rock las cosas eran muy distintas. Lo demostraré con una serie de puntos que no requerirán ninguna explicación posterior:

1. No existía la globalización.

2. Era un periodo de optimismo y despegue económico.

3. La juventud pasó a ser la protagonista de la vida cultural.

4. La oferta de ocio audiovisual se limitaba al cine.

5. El rock era algo nuevo. Era fresco y excitante.
 
6. La mayor parte de la música se consumía en directo o por la radio.

7. El mundo vivía inmerso en una guerra fría USA-URSS.

8. La tele era en blanco y negro y no había realitys ni culebrones ni concursos de tele-llamadas (sic)

Sí, todo era muy diferente entonces. Por tanto, habrá que aplicar fórmulas distintas. Parecidas, pero distintas. Yo no sé cuáles son. En el caso de saberlas o de intuirlas, tampoco las pondría aquí.

Sólo una advertencia: Los conciertos son muy caros. Eso es lo que acabó con el formato CD. Si matamos esa gallina de los huevos de oro ya no habrá más comodines. Todo habrá terminado.

Comentarios

Arturo ha dicho que…
De cierta forma, el single ha vuelto. Recuerde que ahora las canciones se compran sueltas en el iTunes. No es el concepto de single que conocíamos, pero se puede considerar de igual manera como su consiguiente evolución :)
Vencido ha dicho que…
No estoy seguro, pero creo que el single aún no mueve el negocio como antaño. Pero ejemplos como los que citas parecen apuntar a que así será.

Entradas populares