Ya lo decía yo

En esta entrada elogié dos libros pertenecientes a la "literatura rock" española. Los rescaté del marasmo indecente que forma ese tipo de apuestas editoriales. Bien poco he tardado en encontrarme un nuevo ejemplo que confirma la regla. Y, de paso, uno de los personajes clave del rock español de los 80 ha caído varios puntos en mi consideración.

Me encontré "Limusinas y estrellas: medio siglo de rock 1954-2004" tirado de precio. Y me lo compré porque su autor, Sabino Méndez, me daba cierta confianza. Había leído de él "Corre rocker: crónica personal de los 80" y, en su momento, me había gustado. Esperaba encontrarme una historia del R&R subjetiva, con opiniones irreverentes, y con un cierto nivel de documentación. Las primeras páginas son así, dedicadas a glosar el rock primigenio. Ignora conscientemente a Elvis y a Johnny Cash, me imagino que porque supone que el lector ya sabe bastante de ellos, y se detiene sobre todo en Chuck Berry y Jerry Lee Lewis. A mí me resultó novedosa la premisa que usa Sabino para rastrear el origen del rock. Hace más un análisis semántico, porque a mediados de los 50 se llamaba rock and roll a los frutos de 5 tradiciones distintas y no necesariamente compatibles. Esta parte del libro está muy bien, tiene las suficientes dosis de erudición y distanciamiento crítico como para que te vayas enganchando.

Luego llegan los 60, los 70, los 80,... y la cosa cambia. Sigue siendo muy subjetivo, lo cual a estas alturas de mi vida es sólo una virtud, pero cae en alguna inexactitud y en numerosas lagunas. Cuanto más avanza hacia el presente más se parece a un trabajo escrito para aprobar una asignatura de Periodismo. Da la sensación de estar redactado sin comprobar datos, de memoria. Y lo que es peor, el enfoque, por lo menos para mí, original con el que se enfrenta al rock de los 50 desaparece por completo. Su línea editorial a partir de los 60 es como la de cualquier tipo de su edad y formación. Ni hay datos interesantes ni opiniones controvertidas y argumentadas. Parece un texto escrito en piloto automático.

A estas alturas uno siente la tentación de detener la lectura y olvidarse. Yo no lo hice y me encontré con el mayor despropósito de este libro, la cobertura que Sabino hace de los 90. Aquí los pecados veniales se convierten en mortales porque su discurso desciende a niveles de taberna. Se carga el brit pop con el peregrino argumento de que es un estilo basado en la tradición y que los protagonistas lo negaban con su indiferencia. Esto es falso de toda falsedad. Para desprestigiar al brit pop hay mil y un argumentos. Por ejemplo, la manipulación que hizo del fenómeno la prensa británica, especializada y no especializada, o la desintegración artística de muchos de los grupos y artistas de aquel estilo. Pero de lo que acusa Sabino a los Noel, Liam, Damon (al que por cierto llama Brian o algo así y creo que confunde con Jarvis Cocker) y compañía nada hay de verdad. Precisamente una de las mayores virtudes del brit pop fue reivindicar a los Kinks. Y no sólo con vagas referencias en entrevistas prefabricadas, también con hechos, como tocar muchas veces con Ray Davies.

No estoy de acuerdo con su dictamen sobre el grunge y sobre Kurt Cobain. Su juicio me parece condescendiente, pero no pasa del ámbito de la opinión, lo cual es lo que iba buscando cuando me compré el libro. Donde ya se tira por el barranco definitivamente es en su visión de la música electrónica. Su ignorancia es tan acusada como atrevida. Para él, un DJ es alguien que programa en casa su sesión y luego le da al "play". Si no sabes de algo o no opines o infórmate con un mínimo de rigor.

Hace un año y medio entrevisté a Sabino para un programa de televisión. Tenía que hablarme sobre algunas canciones que están en la memoria de todos los españoles, temas de Serrat y cosas así. Me lo pasé bien, aprendí bastante. Pero sólo fueron 15 minutos, en los que habló de asuntos que él conocía bien. Lo mismo que las primeras páginas del libro. Tuve suerte de que la entrevista no pasara de un cuarto de hora. Algo parecido debería haber ocurrido con el libro.

Comentarios