¿Vuelve la izquierda política?


Aún no sabemos si sólo es pura cosmética, pero es evidente que corren tiempos nuevos en la izquierda española. La elección de Toxo como Secretario General de CCOO y la de Cayo Lara como Coordinador de IU ha dado minutos de calidad a sus respectivas organizaciones en la rotación de noticias del último mes de 2008. El tratamiento de la prensa ha sido más bien aséptico y eso que lo de CCOO podría considerarse una sorpresa. En general, de ambos dirigentes se ha destacado su carácter conciliador aunque marcando alguna diferencia, todavía sutil, entre ambos. De Toxo se ha dicho que va seguir la línea del diálogo social de Fidalgo, aunque integrando distintas sensibilidades en su órgano de gobierno. Es decir, el cambio en CCOO ha de leerse en clave interna y poco más. Algo francamente desalentador porque yo no le veo excesivo sentido a un sindicato que no hace mucho más que legitimar las políticas laborales del gobierno de turno. Yo creo que un sindicato tiene que estar a pie de obra, en posición eternamente reivindicativa. No debe “gestionar su responsabilidad“, debe exigir al patrón condiciones más ventajosas para los asalariados. Y, circunstancialmente, reunirse con el gobierno y la patronal con el objeto de acordar un marco de negociación para los convenios colectivos. Tiene que pisar menos moqueta y más asfalto.

Sin embargo, si es verdad que Toxo ha integrado todas las corrientes de opinión, por fuerza deberá haber voces en CCOO que sean más radicales que la política apaciguadora de Fidalgo. Sería deseable, porque la era que vivimos demanda que la izquierda tome cartas en el asunto. No basta con la denuncia, airada o no, de las miserias y contradicciones del capitalismo. Hay que ofrecer soluciones, desde dentro del sistema y, también, desde fuera. En ese sentido, es más esperanzador el cariz de las declaraciones de Cayo Lara recién elegido Coordinador de IU. Habló de la posibilidad de una huelga general, algo que nadie había hecho desde que empezó la crisis. En este país se han hecho huelgas generales por mucho menos, así que la idea de Lara no es del todo descabellada. Más interesante es la filosofía que desprenden esas palabras. Yo las interpreto como el anuncio de que IU va a regresar a la calle, ahora que está al borde de ser una fuerza extra parlamentaria.

De estos últimos acontecimientos extraigo la conclusión de que la izquierda quiere regresar, siquiera de manera tímida, a las barricadas. La actual coyuntura socio económica así lo aconseja. 

A mí me parece que hay que pedir algo más que eso a la izquierda.

No sólo hay que volver a la lucha en lo social, hay que dar el callo en lo político. La izquierda no debe tener miedo a buscar la confrontación ideológica. Y también debe despojarse de su dogmatismo, su gran talón de Aquiles. La izquierda tiene una cosmogonía completa, o debería tenerla, y no la usa. Se limita a hacer reivindicaciones parciales con pequeños grupos o asociaciones. No existe una fuerza política en la que todos los ismos de la izquierda encuentren acomodo. Se suponía que eso iba a ser IU y ahora es un poco más que la marca electoral del PCE.

Llueven piedras, el sistema económico en el que vivimos presenta signos de agotamiento (en el mejor y más improbable caso) y la derecha se ha quedado sin argumentos. Hace 30 años empezaron a decir que había que bajar los impuestos y privatizarlo todo. Hoy no pueden aplicar esa misma fórmula seriamente. No sólo es un momento propicio para la resurrección de la izquierda. Es el momento en el que la izquierda vuelve a ser necesaria.


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Aparte de suscribir parte de lo anterior, creo que la izquierda debe de revisar determinados planteamientos habidos en los ultimos años. Es necesaria una figura como la de Angel Perez, cercano y con un verbo que llega, es necesario eliminar el servilismo al PSOE que realizo Llamazares y que condujo a la cuasi salida de la coalicion del Congreso (en el que curiosamenete,s e mantiene Gaspi contra viento y marea), es necesario llegar al ciudadano descontento con la politica del PSOE para hacerle ver que hay un voto util a la izquierda y desterrar la idea de que la concentracion de votos en Zapatero frenara a la derecha, cuando no es cierto. Izquierda Unida debe y puede convertirse en el apoyo necesario para lograr la mayoria y ser decisiva, como hacen los aprtidos nacionalistas (eso si, con un esfuerzo menos de votos)y, por ultimo y al hilo de lo anterior, lo que seria ya el summun seria el cambiod e la ley electoral para que fuese realidad eso de "un hombre, un voto".
djflow ha dicho que…
Ay amigo, creo que soy un votante de IU tan activo como descreído que quiere ver en Zapatero una opción válida, aunque cada vez se me hace más difícil. Claro que, padeciendo una Comunidad Autónoma tan ultraderechista como esta, cualquier cosa que venga del Gobierno parece buena.

No sé, quizá me sigo planteando a Izquierda Unida más como una fuerza de "izquierdización" del PSOE que otra cosa, aunque creo que eso ya sería al menos un avance ¿Habre sido fagocitado por el bipartidismo irremediablemente?

Venga, me voy a imponer profundizar en las ideas de Cayo Lara para el 2009, año que espero mejore con creces el anterior, en lo político y en general.

Un abrazo, amigo.