Graves carencias

Me imagino que es algo común. Vives casi toda tu vida en un país, y en una ciudad, y desarrollas cierta afección sentimental por él. También, tiendes a despreciar las manifestaciones superficiales de patriotismo y pronto desechas la idea de que lo tuyo es lo mejor. Llega un momento en que piensas que gastas tu existencia en el peor país de la Tierra. Pero no es eso, lo que pasa es que estás muy cerca del sujeto a examinar y pierdes perspectiva. Si tu temperamento es pesimista o crítico tiendes a ver sólo lo negativo. Si tu temperamento es optimista o complaciente tiendes a ver sólo lo positivo. No me reconozco claramente en ninguno de los dos grupos, aunque participo más del primero que del segundo. Ciertamente, esta entrada la escribiría un integrante del primer grupo porque voy a llamar la atención desde esta humilde bitácora sobre dos graves carencias de España como país.

Este es el trozo de tierra del “vivan las caenas“. No esperemos manifestaciones ciudadanas si no es para impedir que un equipo de fútbol baje a segunda división o para pedir abstracciones. Hablamos de un país cuya educación ha estado siempre, y recalco “siempre“, en manos de la Iglesia surgida del Concilio de Trento, la de la Inquisición y la del Índice de Libros Peligrosos. El nivel de intensidad con el que se alecciona a los niños ha variado según las épocas. Lo que ha permanecido inalterable es la política de “tolerancia 0“ para con el arte y la cultura, un campo reservado a las “señoritas“. En este apartado es especialmente sangrante el cerrojazo impuesto a la música.

Creo estar bien informado del hecho de que más allá de los Pirineos existen países donde se les enseña a lo niños a tocar un instrumento. Es el caso de Alemania, el país de la Filosofía y la Música. ¿Cómo es la asignatura de Música en España? Nos hablan de Beethoven, de Bach, de Mozart, de Wagner y de Verdi. A lo mejor de Chopin y, ya si el profe es la hostia de moderno, de Falla. No te explican qué es la música modal. No te hablan de armonías, apenas algo del ritmo del vals y del pasodoble. Te enseñan a tocar el “Cumpleaños feliz“ con una flauta dulce. ¿El resultado? Un país de sordos.

Un país en cuya capital se cierran de un día para otro salas de conciertos. Un país en el que uno de los máximos “entretenedores“ y jefazo máximo de un medio de comunicación quiere hacer un programa de TV al estilo del de Bernstein y no puede. No puede. Un país donde las tiendas de discos se van haciendo cada vez más pequeñas. Un país donde eres un tío raro si tienes más de 100 discos (cuando cumplí 19 años ya había alcanzado de sobra esa cifra, así que sé de lo que hablo). Un país donde la música no es considerada como las demás artes, como la Literatura o la Pintura, y eso que es la más accesible, de largo, de todas.

Un país donde no te pueden gustar, a la vez, Elton John, los Electric Prunes, Kurtis Blow, Alarma!!!, Death Cab For Cutie, Bach, Rocío Jurado, Miles Davis, los Plimsouls, Depeche Mode, 091, Gardel, etc,... Un país donde la música de la que eres seguidor te define, en lugar de definir tú mismo la música con la que gozas. Y esto vale para el indie como para el integrante del mainstream, para el jazzman como para el que va todos los domingos al Auditorio Nacional.

La otra grave carencia que tiene España como país es su desmemoria histórica. No voy a extenderme hoy con este tema. Lo haré en una de las próximas entradas. Sólo quiero advertir que no vale con decir que ya pasó hace mucho tiempo y que los dos bandos de la Guerra Civil cometieron atrocidades. Los alemanes (segunda vez que los cito como ejemplo, no creo que sea casual) ya han experimentado su propia catarsis y han purgado su pasado. Los italianos, también, aunque a su estilo. Nosotros no lo hemos ni intentado. 

Una pregunta que pretende ser esclarecedora. ¿Por qué los que se oponen a mirar al pasado son del mismo grupo ideológico? ¿Conciencia de que es algo que les va a salpicar? ¿Necesidad de mantener en la ignorancia a la población?

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
bien dicho
mahoumamau
Miguel Á. Bargueño ha dicho que…
Magnífico: "Un país donde no te pueden gustar, a la vez, Elton John, los Electric Prunes, Kurtis Blow, Alarma!!!, Death Cab For Cutie, Bach, Rocío Jurado, Miles Davis, los Plimsouls, Depeche Mode, 091, Gardel, etc,... Un país donde la música de la que eres seguidor te define, en lugar de definir tú mismo la música con la que gozas." Una pena, pero es así.
Anónimo ha dicho que…
con ese titular pensaba que rememorabas el partido del Sabado. he de agradecer la compañia, ¡¡¡ hubiese sido mas duro sin los amigos ¡¡¡¡¡.
En fin, aun Calderon se puede superar, vereis...
djflow ha dicho que…
Suscribo gran parte de lo que dices. Yo es que tengo tan claro lo de la "memoria histórica" que no entiendo la postura de la derecha ni aunque me la expliquen. Es vergonzoso. Y respecto a la música, tienes más razón que un santo, chaval...

Entradas populares