Trata de calmarte

Ayer pensé en escribir esta entrada. Lo decidí un instante después de mantener esta conversación con el hombre del espejo, a quien últimamente tengo muy abandonado.

HOMBRE DEL ESPEJO: Tío, relájate. Trata de calmarte. Mira cuánta vulgaridad hay a tu alrededor.

YO MISMO: Ya, pero yo tampoco soy la hostia.

HOMBRE DEL ESPEJO: Lo sé. No te tortures, no eres peor que nadie y eres mejor que muchos.

YO MISMO: Mejor que unos cuantos, en todo caso. No es esa la cuestión. ¿Qué más me da a mí que los otros sean gilipollas? No me vale con ser menos gilipollas que el resto.

HOMBRE DEL ESPEJO: ¿Tu te crees que a los demás les importa ser gilipollas? ¿Tu crees que los demás saben que son gilipollas?

De esta charla saqué varias conclusiones. Mi visión de mí mismo es exageradamente autocrítica, lo que a veces me lleva a ser muy exigente con los demás. Yo también participo de esa cantinela de que "no le pido a los demás nada que no me pida a mí mismo". Seguramente, si rebajo mis estándares, que está visto que no soy capaz de cumplir, seré igual de idiota pero más feliz.

Ya sé que me va a decir el hombre del espejo. "Vas a ser igual de infeliz que ahora. A ti lo que te molesta es la mediocridad. En tu persona y en los demás. Sobre todo en tu persona. Eso no lo vas a cambiar. Te repito lo de ayer. Trata de calmarte, es lo mejor".

Cuando ayer pensé en escribir esta entrada la iba a titular "Mediocridad". Tenía pensado citar los mil y un ejemplos de ineptitud que veo todos los días, todos los putos días. El panoli que se cree que por escuchar un grupo determinado, normalmente mierdoso, ya no es tan panoli. El supuesto profesional que sólo es capaz de aplicar la misma solución a todos los problemas que se le presentan. El político que sólo reparte consignas sin fondo, el periodista que se hace eco, el votante que se lo cree. El blogger que escribe con faltas de ortografía y que está encantado de haberse conocido. El novelista analfabeto que opina en las tertulias radiofónicas. El cineasta paniaguado y sin talento que se queja de que no le hacen caso. El cura que ve en la retirada de un crucifijo una señal del demonio. El economista "neo con" que quiere revisar, a estas alturas del tebeo, a Adam Smith, sin darse cuenta de que esa revisión la hizo en el siglo XIX un tal... Karl Marx. El niño pijo que se cree que por cumplir años deja de ser un niño pijo para convertirse en un empresario. El inútil al que le han puesto de jefe porque no sabe hacer nada. El mecánico ladrón que se permite opinar de todo sin haber abierto un libro en su vida.

Podría seguir así hasta mañana. Y podría poner nombres. Y lo haría si esta entrada la hubiera llamado "Mediocridad". Como se llama "Trata de calmarte" voy a parar aquí. Ahora lo que sería la hostia es que, de verdad, me pudiera calmar.

Comentarios

John Constantine ha dicho que…
Yo, cuando me pongo en ese plan, me alegro muy rápido. Soy un mediocre y , probablemente,un gilipollas. Pero al menos lo sé. Y muy de vez en cuando, intento cambiar(me)lo. Sin éxito, siempre. Pero al menos lo intento. Y casi siempre el intento merece la pena ya por sí mismo. Tengo un montón de gente alrededor que es gilipollas, y no tengo ni siquiera la necesidad de decírselo. Por que se lo diga yo o no, son unos gilipollas y como no lo saben no lo pueden cambiar. Eso ya es bastante castigo.
djflow ha dicho que…
Yo es que creo firmemente que NO hay que calmarse...
N.Poe ha dicho que…
"Te pasas la vida matando tontos y siempre se escapa alguno" Frase sabia que una vez me dijo un fraile marista que tiempo después encontró a la mujer de su vida y dejó de ser fraile.
Yo también tengo accesos de odio contra la humanidad mediocre (bien lo sabes), pero están ahí y una úlcera no merece la pena. La solución del señor del espejo me parece la mejor a corto plazo. Luego ya se nos ocurrirá algo. ;)
Luis ha dicho que…
Muchas veces la solucion no es saber que hay cosas que no puedes arreglar porque estas rodeado de gilipollas, lo peor es cuando empiezas a pensar que es que eres uno de ellos y no encuentras motivos para hacer lo contrario. Y encima que te ocurra a menudo.
LoveGUn ha dicho que…
Yo cuando hablo con el hombre del espejo pienso: "No pienses tanto y vete de putas que estás a primeros de mes, gañán".

Y se me pasa...

Entradas populares