"The times they are-a-changin'"

Hace unas semanas me fui con mi padre a un sala de cine de la sierra matritense. Era una tarde pre otoñal, con un sol que no picaba y un ambiente seco, pero agradable. Fuimos a ver un película de mierda, "Asesinato justo", protagonizada por unos Al Pacino y Robert de Niro en piloto automático, dejados a la intemperie por mor de un guión de suspense sin suspense. La tarde no tuvo nada de particular, si no fuera porque a mí me dio por pensar.

Como todos sabéis, antes de cada pase, en casi todos los cines del mundo, se suelen proyectar unos anuncios y unos trailers. En el pasado, en España, se podía ver el NO-DO, que ponía "el mundo entero al alcance de todos los españoles". Yo no llegué a ver ningún NO-DO, creo, y si vi alguno, no me acuerdo en absoluto. Puede que ese sea el primer cambio operado en nuestra sociedad. La gente ya no va al cine a informarse y entetenerse. Pero fue hace mucho tiempo, no voy a considerar en este texto esa mutación.

En esa sala de un multicine de Villalba vi un anucio de una casa de putas. Lo juro, era una casa de putas. Hablaba de ambiente selecto, total discrección, etc,... A lo mejor era más un picadero que un lupanar. Para el caso, da lo mismo. El Capitalismo, ya en su fase de desintegración, permite estos excesos.

También metieron un anuncio de una marca de telefonía móvil instándonos a apagar nuestro celular. Hace una década, más o menos, el móvil no formaba parte del paisaje y hoy hasta los niños de 10 años tienen uno. Para los que hemos llegado a la treintena sin este accesorio, sigue siendo un cuerpo extraño. Yo, por ejemplo, no me acostumbro a que mi número de móvil lo sea hasta que me muera. Me da vértigo.

Otro de los avisos que proyectaron fue el de un ciclo de óperas retransmitidas en directo para esos multicines. ¿Ópera y cine?. ¿Qué pensarán los puristas de la ópera? ¿Irán a ver "Aida" las familias de clase media alta y de nivel cultural medio bajo? Mmmm, será que ya no hay puristas y que todo se banaliza.

También anunciaron una historieta llamada Cinegames que no es otra cosa que jugar en una sala de cine a tu videojuego favorito. No se me podrá negar que esto, hasta hace bien poco, era impensable. Como lo de la ópera, será otro experimento fallido. Vivimos una era en la que hay demasiadas "buenas ideas" que no se llevan bien a la práctica.

En menos de cinco minutos me vino todo este caudal de información, esa es otra diferencia con el tiempo lento de hace 20 años. Y me vino en una sala de cine, algo que no tiene nada que ver con lo que era en, por ejemplo, los 80. Ya no hay sesión continua, por ejemplo, y cuando vas al cine, lo más normal es que en el mismo recinto haya varias pantallas con varias opciones disponibles y que estés muy cerca de unos cuantos establecimientos de restauración.

El negocio del cine ha evolucionado. Se ha adaptado a los nuevos tiempos, con mayor o menor fortuna. No podemos decir lo mismo del de la música.

BOB DYLAN - The times they are-a-changin' (1964)

Comentarios

Miguel Á. Bargueño ha dicho que…
curioso también el tema de la publicidad en los dvds. te gastas un dinero en comprarte el dvd de una peli, y cuando te dispones a verla tienes que tragarte previamente 10 minutos de trailers. me parece escandaloso. es como si te compras un cd de música y antes de que suene el primer tema te colocan un "avance" con novedades de esa misma discográfica.

sería curioso. imaginemos un cd "respetable", de coldplay por ejemplo, y al principio, un montaje de música y voz engolada que dice "próximamente a la venta: lo nuevo de melendi ... camela regresa con su mejor disco hasta la fecha... muy pronto, el cd más esperado de el arrebato..."

...aunque mejor no demos ideas...
djflow ha dicho que…
Eso, eso, no de usted ideas...

Por cierto, Vencido, yo que soy un poquito más mayor SÍ recuerdo haber visto algún NO-DO en el cine. Se lo juro.

Entradas populares