Temazo

El término "Pop" viene de "Popular". A menudo se le contrapone al concepto de "Música Culta" para resaltar el hecho de que el "Pop" es la música que llega a las masas y que es menos valiosa desde el punto de vista artístico. Este antagonismo es odioso, pero es cierto. No se puede comparar la Novena de Beethoven con un disco, cualesquiera, de "Pop". La complejidad de la obra de Don Luis y su universalidad están fuera de toda duda. En cambio, el Disco Blanco de los Beatles es una colección de cancioncillas, con rasgos melódicos notables, que sólo pueden ser disfrutadas por los miembros de la cultura anglosajona de adscripción judeo cristiana en la que vivimos. El peso en la Novena está puesto en la partitura. En "Helter Skelter", en el sonido y en la interpretación.

Cuando los Beatles sacaron "Yesterday", una melodía intrascendente que a Paul McCartney se le ocurrió supuestamente en sueños, se completó un absurdo proceso de equiparación del "Pop" a la "Música Culta". Una canción de cuna sumada a un arreglito de cuerda escrito por George Martin fue suficiente para que la parte más palurda de la aristocracia le adjudicara al Beatle bobalicón el título de El Nuevo Mozart. De esa época parte la humorada de decir que si Wolfgang Amadeus hubiera vivido en el siglo XX hubiera escrito canciones pop.

Sin embargo, poner en pie de igualdad el "Pop" con la "Música Culta" sólo logra un resultado en las mentes pensantes. Haciendo esta tontería se resaltan las profundas diferencias entre ambas. Y los distintos niveles.

Se intentó hacer lo mismo con el "Pop" que con el "Jazz". La diferencia es que el "Pop" no ha cambiado demasiado desde 1966. Y el "Jazz", en tan sólo 5 décadas, pasó de ser la música de baile de las clases sociales bajas de Nueva Orleans a explorar la Música Modal con el Free Jazz. De hecho, yo me atrevería a decir que si Don Luis hubiera vivido en el siglo XX lo más probable es que hubiera sido músico de Jazz. Dudo mucho que se hubiera dejado seducir por el híper intelectualismo de la Música Contempóranea, por los Stockhausen, La Monte Young y compañía. Y Bach hubiera sido Thelonius Monk, creo que de eso no me cabe casi ninguna duda.

Recuerdo que una vez leí la mejor definición de estética de la que jamás he tenido noticia. El irregular músico argentino Lito Vitale declaró a un periódico español a principios de los 90 que "la música que no te mueve un pelo no sirve". A pesar de lo que estoy vertiendo en esta entrada a mí la música que más pelos me mueve es el "Pop" en sentido amplio. Es decir, desde el Trash Metal de Kreator hasta las delicadas composiciones de The Zombies, pasando por el futurismo optimista del Detroit Techno. No juzgo necesario revestir de respetabilidad canciones sencillas que me llegan, que me emocionan. Canciones que, al sonar en la radio, me causan algún nivel de conmoción.

Este planteamiento tiene otro efecto colateral. La distancia que hay entre todas las canciones de "Pop" en sentido amplio es ínfima, a efectos intelectuales. Por eso, hoy puedo afirmar que "Tenía tanto que darte" de Nena Daconte es la canción del año.

Ahí queda eso.

Comentarios

Luis ha dicho que…
No a todos los niveles, pero sí coincido en que la música contemporánea en muchos casos quiere ser tan intelectual que fracasa y no consigue lo que pudiera hacer Don Luis u otros músicos, le falta llegar dentro. Por otra parte, ya puestos, una cuestión ¿cuál consideras que es la época de mayor esplendor de la música "culta"?. Aunque puede que la respuesta por lo que comentas sea predecible.
Vencido ha dicho que…
Querido Luis,

¿responder a tu pregunta diciendo de Bach a Shostakovich es predecible?
Luis ha dicho que…
Ni mucho menos, tan sólo me había hecho una idea preconcebida de que eras más "barroco". Gran Don Johan Sebastian.
Miguel Á. Bargueño ha dicho que…
Un temazo, sí señor. Sé que lo dice partiendo de su carencia de prejuicios musicales: usted, como yo, sabe apreciar el "Believe" de Cher, o el "Baby one more time", de Britney Spears. Otros, en cambio, elevan a Nena Daconte porque los ven como una especie de "indies infiltrados en la maquinaria mainstream", como un caballo de Troya de la independencia que se ha colado en la fortaleza de las radiofórmulas. Esto es, sencillamente, una patochada que demuestra únicamente el absurdo dogmatismo de quienes piensan que la única música buena es la "alternativa" o "minoritaria".
Kankoat ha dicho que…
Señor Michelangelo, me parece fatal que quite Vd. los comentarios de su blog y luego vaya por ahí poniendo los suyos en los de los demás. Sepa Vd. que yo me machacaría a su pareja (a la del "odioso Jonathan", quiero decir).

Señor Vencido, siéntase libre de borrar este comentario, que no viene al caso.
djflow ha dicho que…
Expreso mi más absoluto desacuerdo con la idea transmitida por este "post".

Ni "complejidad" ni "universalidad" ni "el peso de la partitura" me parecen criterios válidos para juzgar una forma de arte; y más aún algo tan abstracto como la música, lo siento. Es como si calibra usted el "esfuerzo" empleado como un criterio objetivo para valorar una obra de arte: no tiene sentido.

Tampoco entiendo su empeño por "defender" el jazz frente al pop, pues su origen está clarísimamente en lo que usted llama música popular.

Saludos cordiales
djflow ha dicho que…
Por cierto, "Tenía tanto que darte" es un te-ma-zo. Como lo eran "¿En que estrella estará?" e incluso "Idiota". Y alguna que otra canción más del segundo disco de ND, como "Mentiras" o "El Aleph".

Lo que más me gusta de Nena Daconte es seguramente su falta de complejos.