Unas líneas antes de irme a la cama

Estoy perfectamente cansado. Mi nuevo horario laboral me permite comportarme como un zombie desorientado la mayor parte del día. Tengo una insinuación de dolor de cabeza perenne. Noto que mis movimientos son unas décimas más lentos de lo normal. Escribo peor, pienso peor, hablo peor. Cuando me paro un minuto, no importa en qué momento de la jornada, se me cierran los ojos sin remisión. Estoy tan cansado que no siento ya ni cansancio.

Es un buen momento para recordar una frase de mi anciano padre:

“Sólo trabaja el que no tiene otra habilidad“

Yo pensaba que me se me daba bien eso de vender la moto y vivir del cuento. Al final, el único que me compra motos soy yo mismo.

Un vasito de agua, a lavarme los piños y al sobre. Tengo una tregua de algo más de 5 horas y pienso aprovecharla.

Comentarios

Kankoat ha dicho que…
A ver is vamos al karaoke, que creo que voy a cambiar mi tema estrella, por esta auténtica monstruosidad de canción (e interpretación)

http://www.youtube.com/watch?v=JE0dXYWfSFQ

Si la encuentro.

Entradas populares