Las viudas ultrajadas

No es verdad esa máxima que proclama que uno recibe lo que da. Lo dicen los ganadores, esa gente a los que la vida les ha tratado bien. Claro, como ellos han sido unos santos varones, el éxito del que disfrutan es totalmente merecido.

Y una mierda.

Es muy sencillo. ¿Merecen su suerte todas las personas a las que les va mal? ¿Merecen su suerte todas las personas a las que les va bien?

No es más que una táctica para preservar los privilegios de los triunfadores. "Pórtate bien y no ambiciones mi puesto. Ya obtendrás recompensa". Es algo parecido a lo que hace la Iglesia Católica, que demanda sufrimiento en este mundo para lograr el premio en el más allá.

Cuando sacas la cabeza, los ganadores/triunfadores cuestionan tu ética, tu moral, tu valía. Terminan convirtiéndose en viudas ultrajadas. Se comportan como si tuvieran derecho divino a disfrutar de sus privilegios.

Y ahí, cuando actúan de esa manera, es cuando te das cuenta de que ya no tienen nada que hacer. No pueden luchar, son tuyos.

Comentarios

Entradas populares