Iniesta/Luis

Durante dos años fui el entrenador de un equipo de fútbol, no de fútbol sala ni de fútbol 7, de fútbol. Me lo pasé muy bien porque puse en práctica todas las tácticas habidas y por haber. Como no teníamos más expectativas que pasarlo bien les hice jugar con un 4-4-2, con un 4-1-4-1, con un 3-4-3 o, incluso, con un 4-5-1. Puse a los centrales de mediocampistas, a los delanteros de interiores, hice todo lo que se me ocurrió. Curiosamente, el segundo año estuvimos a punto de ganar nuestra Liga.

Había un chaval que no hablaba con nadie. Siempre venía a pie a los entrenamientos y a los partidos. Aparecía con su balón y no hablaba con nadie. Yo siempre lo alineaba, en contra de la opinión de los demás compañeros, que decían que era un "chupón". Pero también era muy bueno, tenía una técnica que rozaba lo circense. Parecía como si su única relación con el mundo fuera la pelota.

Iniesta me recuerda a ese chaval. Tiene un punto autista, a veces parece como si la cosa no fuera con él. Para mí es el mejor jugador de España. Su entrada en la selección coincidió con el momento de mayor virulencia del debate sobre si el soplapollas chivato tenía que ir o no convocado. Solo ese detalle basta para saber que Luis tenía claro lo que estaba haciendo. Le dio los galones a Iniesta, sabiendo que tenía clase a patadas.

Estoy contento porque España es Campeona de Europa. Y lo es porque un señor mayor, al que se le ha faltado flagrantemente el respeto, puso a Iniesta y a otros jugones, prescindiendo de mafias y demás zarandajas. Ahora, muchos de los que le censuraban se suben al carro. Otros, aún hoy, no son capaces de reconocer sus méritos. Incluso esos indeseables echarán de menos aquella selección que puso a jugar a los "pequeñitos". Aquella selección que ganó, un mes de junio de 2008, una Eurocopa jugando por el suelo.



FÚT-BOL


Comentarios

Entradas populares