Igualdad

Antes de nada, tengo que decir que estoy a favor del Ministerio de Igualdad. Entiendo que son necesarios ministerios que hagan política, porque ya hay suficientes que son eminemente gestores. Además, creo que no maneja grandes presupuestos, por lo que la relación entre lo que puede conseguir y lo que nos cuesta es más que aceptable.

Dicho esto, es turno de hacer matizaciones. Que lo primero por lo que ha salido en los papeles este ministerio haya sido la gilipollez esa de la "miembra" nos dice muchas cosas, y ninguna buena. La primera, que tenemos una prensa que amplifica lo trivial. Y, no menos importante, que parece que las batallas en las que ha elegido pelear Bibiana Aído son las meramente semánticas.

Hay muchos capítulos que escribir en la lucha contra las desigualdades. La mujer tiene todavía que conquistar muchos terrenos de libertad y el hombre debe replantearse su papel tradicional. Sí, Es cierto. Pero no lo es menos que es mucho lo hecho en los últimos años y sin necesidad de ningún ministerio específico.

En lo que no se ha avanzado demasiado es en otras desigualdades. Para ellas puede que sea necesario un ministerio. Y que ese ministerio funcione y no se quede en pura retórica. Me estoy refieriendo a la infancia, a la 3ª edad, a los enfermos, en definitiva, a los perdedores de la sociedad, a los que habitan en la cara "b" de nuestras ciudades y pueblos.

Aún más importante que todo eso es que nuestros gobernantes, sean del signo que sean y posean la legitimidad que posean, tengan claro que su prioridad ha de ser proteger a los que no son tan iguales a nosotros.

Después vendría todo lo demás.

Comentarios

Entradas populares