Un mes de mayo de hace 40 años

Nunca participé en exceso de la exaltación del Mayo del 68 francés. Creo que entendí fácilmente el fracaso de todo aquello cuando vi "La mamá y la puta" , extraordinaria película de Jean Eustache que echaron por el Plus a principios de los 90. Los acontecimientos se desarrollan poco tiempo después de aquella supuesta revolución. Uno de los personajes proclama en cierto momento de la película que "parece que el Mayo del 68 nunca tuvo lugar". Tanto es así, que en junio De Gaulle ganó las elecciones...

Pienso que esa extraña alianza entre estudiantes y obreros no podía salir bien. En el campo de las ideas, en el campo de la estética, era irreprochable. Por eso Sarte se apuntó. Pero la política es acción, precedida de ideas y de estética, pero acción. Ahí es donde los estudiantes, o los anarcos de la Guerra Civil Española, la cagaron. Los estudiantes parisinos eran hijos de la emergente sociedad francesa de los 60 y no estaban demasiado interesados en logros reales, sólo en los conceptos. Muy pronto, los obreros decidieron que tenía que pelear por cosas reales, no por cambiar el sistema. Lo que no entendieron los estudiantes es que para romper con el Capitalismo había que lograr realidades.

Lo peor de todo es que no ha quedado ni el concepto, ni la estética, ni las ideas. Sólo frases bonitas y posturas teóricas. Y para ese viaje no se necesitaban tantas alforjas.



Faltó la acción real
faltó hacer política.

Comentarios