¿Por qué soy del Atleti?

Lejos de mi intención cosechar adhesiones o simpatías con esta entrada. Tampoco quiero que nadie se haga del Atleti, ni que nadie deje de serlo. Sería sorprendente que causara alguna reacción. De hacerlo, yo la daría por buena, sea la que sea. Mi único objetivo es conectar aspectos de mi personalidad con las razones por las cuales soy hincha del Atleti. Tiendo a pensar que hay relación, veremos si soy capaz de explicarme.

En primer lugar, a mí me gusta el fútbol. No es imprescindible que te guste el fútbol para ser del Atleti. Sólo es que ayuda bastante. De lo contrario, ¿quién podría seguir al Atleti? Otros muchos equipos, obligados a ganar por distintas razones, no demandan en absoluto que disfrutes del deporte rey. Lo único que es necesario es que te embriagues, poco o mucho, con la suave música de la victoria. Llegado a este punto, quizá debería explicar qué significa para mí la afirmación de que me gusta el fútbol. Algunos de los jugadores que han militado en mi equipo, y a los que he visto por la tele o en el campo, que considero buenos o grandes peloteros son: Landáburu, Marina, HS, Dirceu, Alemao, Donato, López Ufarte, Futre, Manolo, Vizcaíno, BS, Dobrowolski, Caminero, Kiko, Juninho, Vieri, Valerón, Torres, Agüero y Forlán. De mi gusto son los jugadores de clase, por los que siento debilidad y a los que me gusta exigir que arriesguen, aunque se equivoquen. Me molesta profundamente que al tuercebotas de turno se le ovacione por una carrera sin sentido y se le perdone que la pegue siempre con la uña. Prefiero ver a Caminero salir de la cueva tirando un amague y con la bola cosida al pie que mil "ruletas" de aquel calvo que terminó su carrera expulsado en la final del Mundial. Prefiero un control orientado de Maradona, aparentemente intrascendente, que un pepinazo a voleo de esos espectaculares con los que se cierran los telediarios.

Me encanta lo extravagante. Dar un rodeo en lugar de ir directamente al grano. Me imagino que para ser del Atleti te tienen que ir esas cosas. Sobre todo, hay que sentir un leve desprecio hacia lo previsible. Da lo mismo que lo previsible sea algo bueno o malo, lo inaceptable es que sea previsible. Otros equipos tienen esa exigencia, el Atleti, por lo que sea, no. Como hay mucha gente que malinterpreta esta característica, en la actualidad parece que el aficionado sólo espera del Atleti decepciones, porque hacen la equivalencia entre fiasco y extravagancia. He aquí la clave de la decadencia atlética actual.

No me atrae sufrir. A los del Atleti nos llaman "sufridores" y no podría estar más en desacuerdo. Otros equipos sufren más porque su razón de ser sólo es la victoria. Cuando no la consiguen, y si puede ser humillando a los rivales, se llevan disgustos. Entonces sufren. Mucho más que cuando nosotros bajamos a segunda. Paradójicamente, esos que padecen el rigor de no cumplir sus irreales expectativas, niegan la existencia misma del dolor. Para ser del Atleti no hay que tener miedo de pasarlo mal. El sufrimiento forma parte de la vida. Queramos o no, lo experimentamos con cierta frecuencia. Existe. No hay que recrearse en él. Tampoco hay que huirle. Llega, pasa por encima de nosotros, deja su poso y se va. Esa es la vida.

Comentarios

Miguel Á. Bargueño ha dicho que…
Bellísima reflexión, con la que coincido al cien por cien, incluso en lo del calvo que acabó su carrera expulsado en la final de un Mundial.

Yo añadiría a la lista a Juan José Rubio, extremo izquierda pequeño, habilidosísimo, elegante y pícaro.
klitos ha dicho que…
Me ha encantado lo de Dobrowolski... Eso sí, desde este humilde comentario te digo lo que ya te he dicho otras veces. Pasas de Don Zinedine Zidane única y exclusivamente porque jugó en el Madrid. Eso sí es ser del Atleti aparte de todo lo dicho. Seguiremos discutiendo del divino calvo, del próximo fichaje de Agüero por el Madrid y de esta humilde bitácora al calor de unos nada humildes pelotos. Como siempre...
Vencido ha dicho que…
No hay más ciego que el que no quiere ver. He puesto una lista de mis jugadores favoritos que han vestido la camiseta del Atleti y hay varios que jugaron en el Madri$ (HS, BS o Caminero). Así que pasaré del calvo por alguna razón más, ¿no?

Esta es una muestra del madridismo típico. En una entrada de 556 palabras sólo se fijan en una frase que hace una referencia velada a uno que jugó en el Madri$. Y por una acción vistiendo una camiseta distinta. Ellos son así, todo empieza y acaba en su equipo. Les molesta que haya alguien que no sea como ellos y lo achacan a que estamos obsesionados por ellos. "Tu no eres del Atleti, eres antimadridista", repiten. Esa frase lo único que demuestra es ellos creen que si uno es de otro equipo es porque es antimadridista. Su cosmovisión se reduce al club de Concha Espina. Yo ya sólo siento cierta ternura por ellos.

Lo de Agüero, bueno, pues cito a Felipe González: "No se puede hipotizar lo futurible".
klitos ha dicho que…
No voy a entrar en estupideces a no ser que haya unos pelotos delante... o Alfonso de por medio. No me molesta en absoluto que pases de Zidane (revísate vídeos del crack en la Juve y en la selección, cuando nos gustaba a ambos, y olvida su etapa en el Madrid). Tú te lo pierdes. Me sigue encantando lo de Dobrowolski, repito, aunque esto sólo sea una de las 556 palabras, y te falta Setién, con lo cual ya serían 557. Y me gusta el fútbol sin ser del Atleti y siendo del Madrid. Le pasa a mucha gente, no te vayas a creer...
Vencido ha dicho que…
¿Cuando nos gustaba a ambos? Hombre, así a bote pronto, recuerdo el ridículo espantoso que hizo ese sujeto en una final de Champions vistiendo la camiseta de la Juve. También recuerdo sus entradas por detrás cuando se cogía un berrinche infantil, característica suya que fue empeorando con la edad. Y sus gilipolleces intrascendentes, como la "ruletita" de los cojones. No, tío, no te empeñes. Siempre me parecía un tío sobrevalorado. Pero aunque entonces no me lo pareciera, sí me lo parece ahora.

Y se acabó de hablar de ese sujeto en esta mi humilde bitácora. El próximo que lo cite, le mandaré hacer 60 flexiones.

Entradas populares