Finales felices (el chico se tiene que ir con la chica)

No vivimos en la Era de Acuario, como creen algunos. Estamos en la Edad del Cinismo. Porque tenemos miedo de mostrar que nuestras emociones son vulgares y que las han sentido muchos antes de nosotros. Nos refugiamos en el cinismo para huir de la vulgaridad. O por lo menos, eso es lo que creemos.

Fran Healey es el cantante de Travis, una banda escocesa cuya "Why does it always rain on me?" es, para mí, una de las canciones más bonitas (lo que se dice bonitas) de los 90. En una entrevista más o menos reciente Healey reivindicaba la inocencia de escribir canciones usando el manido "I love you". Argumentaba que si lo que quieres decir es "I love you", pues dilo y en paz. No hace falta que sepultes un sentimiento sencillo y real entre toneladas de cinismo.

Llevo varios días queriendo redactar la típica entrada de autoayuda. Poner cosas muy manoseadas y cursis como "hay que seguir respirando", "sólo quiero caminar" o "presiento felicidad". Como me da vergüenza, me propuse escribir algo críptico y aparentemente sofisticado con las claves suficientes para que el lector interpretara esas mismas cosas manoseadas y cursis. Hubiera podido hacerlo fácilmente. Me pareció mejor idea enmarañar todo el texto y poner al final una frase sincera y vulgar, en la esperanza de que el contexto la hiciera parecer más interesante. Tampoco hubiera supuesto un esfuerzo sobrehumano para mí.

La solución seguía sin ser satisfactoria. Pasaban los días y no escribía nada. Ni siquiera lo intentaba.

Sigo sin saber cómo escribir esa entrada. No estoy seguro de que sea la que estoy escribiendo ahora mismo. Y tampoco estoy seguro de si alguna vez podré decirme a mí mismo lo que dijo Fran Healy en aquella entrevista.

Comentarios