Estoy mutando

Sí, estoy mutando. Es cierto, no tiene sentido negarlo. Tras años enganchado al café, me estoy quitando. En los últimos 6 días sólo me he tomado 2 cafés. Hoy, por ejemplo, ni me he acercado a una taza. En su lugar me he tomado un té verde y, contra todo pronóstico, me ha sentado bien. Incluso he manifestado oficialmente que "me voy a pasar al té".

¿Va en serio? ¿Es sólo una nueva manifestación de mi proverbial extravagancia?

La verdad, no me veo como el típico bebedor de té, amante de los gatos y de la decoración de interiores. Tampoco estoy torciendo mi rumbo del café al té porque me lo ha dicho el médico. Por lo tanto, descartadas las razones estéticas y médicas sólo queda... mi proverbial extravagancia.

Creo que me voy a tomar un buen y cancerígeno café de máquina.


...y luego, a poner un huevo.


Comentarios