Escritura automática

El 90% de las entradas de esta humilde bitácora han sido redactadas usando muchos de los preceptos de la escritura automática. Son textos muy poco pensados y algo corregidos una vez finalizados. A menudo tardo más en encontrar la foto que en escribir, operación en la que, en el peor de los casos, no demoro más de 10 minutos. Así que lo que voy a hacer ahora no es un experimento demasiado arriesgado. Lo que viene en el siguiente párrafo será lo primero que me venga a la cabeza. No habrá filtro de ningún tipo. Sólo corregiré los errores tipográficos.

¿Publicaré de verdad esta entrada? Porque si es así me pondré colorado. No, ni de coña, no voy a escribir lo que pienso. Bueno, antes de pensar lo que no voy a poner, pensaré que eso primero que pienso no es presentable. Y por eso no lo pongo. Me imagino que todo se reduce a que no me fío de mí mismo. Aquí tendría que poner que tendría que trabajar en fiarme más de mí mismo. No lo voy a hacer. Me gusta no fiarme de nada ni de nadie. Ni siquiera de mí mismo. Ummm, al final va a resultar que me gusto más de lo que la gente cree.

Comentarios