El estilo y la técnica

Hace muchos años leí un texto que teorizaba acerca del fútbol y que estaba fechado en tiempos de la II República. En él se decía una verdad que aún hoy desconocen muchos periodistas deportivos y no pocos aficionados al llamado deporte rey. Todos los jugadores de fútbol tienen técnica y no sólo aquellos que son más elegantes. Pongo un ejemplo. Se dice que Maradona era muy técnico, lo cual no es cierto. Iba muy mal de cabeza y su pierna derecha no estaba a la altura de la izquierda. Otro jugador de la época, el argelino Madjer, era mucho más técnico que él porque todo lo hacía bien.

¿Qué es la técnica? Básicamente, se reduce a entender el manual de instrucciones. Todo el manual de instrucciones.

Otra cosa es el estilo. No se puede tener estilo y no tener técnica. Incluso se puede superar la técnica, se puede ignorar la técnica, se puede crear una nueva técnica. Pero antes hay que tener esa técnica.

El estilo es la manera en la que aplicamos la técnica. La forma es el estilo, la técnica es el fondo.

Yo pienso que sólo hay un aspecto en el que la técnica y el estilo no van tan de la mano. La vida. Si tienes un buen estilo, puedes hacer creer que posees la técnica necesaria para resolver los problemas. Y si no lo tienes, se pensará que no disfrutas de técnica, aunque no sea cierto.

Fijémonos, tanto en la vida como en el arte (la mejor representación de la vida), en las dos cosas. Deberían estar estrechamente unidas. Íntimamente unidas.

Comentarios