Atardecer en Prado del Rey

Cuando termine de escribir esta entrada ya será de noche. Acabo de mirar por la ventana y ya oscurece. Termina la semana, una semana que no ha resuelto nada. Debería haber recibido noticias acerca de mi futuro laboral. Lamentablemente, las preguntas se quedaron sin respuestas.

No soy pesimista acerca de este asunto. Tampoco estoy perdiendo la paciencia. Sólo me jode el hecho de que TODO tenga que costarme tanto. Os prometo que el desánimo no hace presa en mí, sólo es que me pilláis un poco cansado. ¿Sería mucho pedir que algo me saliera de manera automática?

El esfuerzo no me dignifica. Ni a mí, ni a nadie. Tampoco me hace valorar más las cosas que logro, soy bastante listo y me doy perfecta cuenta de lo que merece la pena y lo que no.

Una vez más, me he equivocado. Todavía no es de noche.

NOTA MENTAL A MÍ MISMO: A llorar a la procesión, chato.




Sí, todavía hay luz.



Comentarios

Entradas populares