Ocuparse no es pre-ocuparse

Desconozco el motivo por el que no he inundado esta bitácora con mis juegos de palabras, tan habituales en mi verborrea etílica. No es porque no tengan ninguna altura intelectual ni porque sean escasamente ingeniosos. Tampoco por una cuestión de pudor, ni mucho menos. Precisamente lo que caracteriza este rincón es mi falta de pudor, mi reducido ingenio y mi mediocridad intelectual. El hecho que no admite prueba en contra es que, a pesar de todo y por una extraña razón, no he incluido aquí ninguno de mis juegos de palabras. Hasta hoy.

Mi padre regresó ayer de Argentina. Se suponía que iba a volver el 23 de febrero. Me llamó el viernes por la tarde, antes de que entrara al concierto de emite poqito, y me anunció su llegada para ayer domingo 10 de febrero. Primero me enfadé, luego me lo pensé un poquito y empecé a pre-ocuparme. No sabía qué razón le había impulsado a volver antes de lo previsto. Estuve 48 horas dándole vueltas al asunto. Le fui a buscar a Barajas y charlamos un poco. Las preguntas se contestaron y el misterio se desentrañó.

Esta mañana me he dado cuenta de que pre-ocuparme impidió que me ocupara como es debido de mi viejo. Pre-ocuparse es egoísta, ocuparse no. La próxima vez que algo os pre-ocupe, haced algo mejor: Ocuparos de lo que os pre-ocupa.

Comentarios

Pablo Gamo ha dicho que…
'Era una calle larga y olía a pan'

De esta frase Umbral venía a decir (más o menos) que Baroja conseguía transmitir los primores de la certera sencillez. A veces con usted señor Vencido tengo una sensación parecida.

Un saludo
Vencido ha dicho que…
Que me parezca a todas luces exagerado este piropo no impide que te lo agradezca infinito.

Y ya que nos estamos chupando las pollas, a mí lo que más me gusta de tu bloj es la épica que le imprimes a lo cotidiano y/ a lo aburrido.
djflow ha dicho que…
Esto es, sencillamente, SABIO...