El síndrome de "Cerillas Malone"

"Cerillas Malone", o más bien "Matches Malone", es la tercera identidad de Bruce Wayne/Batman. Se supone que Bruce Wayne asume esta personalidad para adentrarse por los bajos fondos y recabar información. "Cerillas Malone" es un mafioso de tercera, con un aspecto hortera cuasicómico y que tiene fama de soplón. Así contada, es una buena idea. Para coger a los malos hay que saber cosas, frecuentar garitos de mala fama, mantener conversaciones en los muelles de la ciudad. Y ni Bruce Wayne ni Batman pueden mezclarse con ese tipo de ciudadanos.

¿Qué es lo que está fallando?

Todo. Falla todo.

En primer lugar, "Cerillas Malone" tiene fama de soplón, o sea que no le van a contar nada nunca. Además, Batman no lo usa demasiado, así que es inevitable que los mafiosos se hagan preguntas del tipo: "¿Por qué desaparece durante tanto tiempo?", "¿Cómo es que nadie sabe demasiado de él?" Ya sabemos que tiene fama de soplón, pero si no la tuviera daría igual. Su comportamiento canta a poli secreta, a estupa, que tira para atrás.

"Cerillas Malone" es una idea que parece buena y que, en realidad, es muy mala.

Vivimos en la era del Síndrome de "Cerillas Malone".



El signo de los tiempos




Comentarios

mila ha dicho que…
Llámame lince, pero detecto una vez más signos de catarsis interna en relación con lo externo. O sea, con la sociedad. O sea, con la peñita.
¿Recientemente ha ocurrido algo concreto que ha disparado esta desazón? ¿O es un brote más de un estado que podríamos calificar de perpetuo?
Firmado: la Freud de la ciudad condal
Vencido ha dicho que…
Yo diría que es un brote de un estado que tiende a perpetuarse. Mis cuitas son, más bien, con la sociedad tomada en abstracto. Y tienen un carácter llamésmole intelectual.

Dicho en otras palabras. En estos momentos soy razonablemente feliz.