El Debate

El lunes se emite el primero de los debates que Zapatero y Rajoy van a mantener de cara a las elecciones del 9 de marzo. Pretendo verlo como si fuera la final de la Champions, con palomitas y todo. A mí me gusta la política, así que lo del 25 es un acontecimiento que espero con impaciencia. A estas alturas leo más Le Monde Diplomatique o Foreign Policy que el Playboy o, incluso, el Rockdelux. No veo telediarios porque la política-espectáculo, la política mass media, me aburre soberanamente. En cambio, hay pocas cosas que me diviertan más que leer un ensayo de Ignacio Ramonet, por ejemplo.

Soy consciente de que los debates no van a ser interesantes. Me juego el cuello a que van a ser largos y muy poco ágiles. No van a discutir nada, ni a contrastar opiniones. Simplemente van a yuxtaponer programas electorales. Además, a mí me gustaría ver representados en esa misma mesa a todos los demás partidos del arco parlamentario.

El PP ha estado rasgándose las vestiduras con la supuesta violación de la Jornada de Reflexión de las elecciones de 2004. No estoy seguro de que fuera tan grave y tampoco estoy seguro de que ellos la respetaran. Todos recordamos que en aquel sábado salió una entrevista en El Mundo en la que Rajoy afirmaba tener la "convicción moral" de que la responsable del 11-M había sido ETA. Sólo digo que si no hay jornada de reflexión, sigue habiendo democracia. En cambio, si no hay debates televisados, aunque sean una mierda, hay menos democracia. Hay menos Política.

González versus Aznar '93

Comentarios