miércoles, 28 de noviembre de 2007

Todo y más (con Jesús Ordovás)

Ayer estuve en el homenaje a uno de mis ex jefes, el ilustre Jesús Ordovás. Un huevo de grupos tocaron en El Sol de Madrid celebrando la trayectoria humana y profesional del responsable del ya desaparecido "Diario Pop". Se da la circunstancia de que, además, era su sexagésimo aniversario en este planeta.

Como mandan los cánones me dejé llevar por el suave arrullo de la inconsciencia etílica. El propio Jesús, cuando me saludó al principio de la noche, ya me lo advirtió. "No te emborraches", casi me imploró. Le hice un poco de caso, aunque no demasiado.

La velada fue espectacular, como refleja a la perfección esta apresurada crónica. Por eso sólo hablaré de ella para comentar la foto que ilustra esta entrada. Servidor feliz como una perdiz flanqueado por Vanexxa y La China Patino, que minutos antes nos habían arrojado a la cara su versión del inmortal "Parole". Es un ejemplo claro de mi escondida alma de fans. En realidad, la foto tiene trampa porque la China es ex compañera de fatigas en iPop y además amiga, así que era muy fácil conseguirla. La idea original era que en la instántanea apareciera también Su Excelencia Johnny Cifuentes. No fue posible.

Pero el protagonista era Jesús y sólo Jesús. Un tipo que ha optado por acercarse a la vida desde una aproximación sólo en apariencia naïf. En realidad, es un personaje con un sentido del humor muy afilado y personal, algo que no se suele destacar de él. Sí, todo el mundo coincide en que es buena persona (y sí, lo es), pero yo quisiera destacar que es uno de los periodistas musicales más lúcidos de este país.

Yo le debo mucho, ésa es la verdad.




Incomprensiblemente, yo salgo mejor que ellas.



lunes, 26 de noviembre de 2007

A la mierda

A la mierda se pueden ir los cenizos.

A la mierda se van a ir los que miran a la tierra y no ven más que tierra.

A la mierda se deben ir los oficinistas que van de bohemios y los bohemios que, en realidad, quieren ser oficinistas.

A la mierda se tendrán que ir los que me juzgan. (Y los que te juzgan a ti)

A la mierda se han de ir todos aquellos que no se lo creen.

A la mierda se habrán de ir los que antes de empezar se creen que han llegado.

Que se vayan a la mierda los mierdas.

Fernando Fernán Gómez (1921-2007)



miércoles, 21 de noviembre de 2007

Música curativa


Es posible que "Salvation blues" de Mark Olson sea mi disco favorito de 2007. Es escandalosamente clásico y, sobre todo, arrebatadoramente inspirado. Grandes canciones, estupendo timbre de voz y una banda que roza la perfección. ¿Se puede pedir más?

Hace poco me levanté con una cierta desazón y me puse este disco como 5 veces seguidas. Lo que sea que tuviera aquella mañana desapareció a los 15 segundos de "My carol", el primer tema de "Salvation blues".

El mejor antidepresivo que conozco.

lunes, 19 de noviembre de 2007

2 polaroids del fin de semana (protagonizadas por un servidor)

1.
Madrugada del sábado al domingo. Hora indeterminada. Lugar: albergue sito en Cerezo de Abajo (Segovia). Ocasión: Excursión organizada por y para los miembros de Radio Utopía.

Estoy borracho. Bebiéndome yo solo minis de ron con hielo. Muy ricos, la verdad. Una persona me quita los vasos de la mano. Echa broncas a los que me ofrecen más copas. Trata de darme Coca Cola por Pampero. No se aparta de mí, al parecer preocupada por mi estado.

Esta persona es una chavala de 21 años. Yo tengo 37. Esta anécdota me hace sentirme joven e inmaduro. Cuando me la contaron al día siguiente, me avergoncé un poco.


2.
Domingo a las 16 horas. Lugar: M-30 a la altura de la A-3. Ocasión: Regreso a mi hogar con el objeto de poner una lavadora.

Me duele la cabeza. La ventanilla del coche está bajada. El sol de otoño produce una luz perfecta. Suena la versión que de "Amigo" hicieron Los Niños Mutantes. No dura ni 4 minutos, pero tengo una sensación de plenitud muy extraña.

No sé si fue verdad. No sé si me ha hecho bien.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

"Sigue insultando a España y a los españoles"

Viña Rock 2005 lo cubrí con un cámara cuyo nombre no se ha quedado en mi memoria. No era para tirar cohetes como profesional, pero me caía bien. Era macarra, un poco facha y un mucho del Madri$. Insisto en que me caía bien, a pesar de todo. No hacía mucho había grabado un documental sobre el Frente Polisario y se había quedado muy impresionado por la problemática del pueblo saharaui. Lo que más le gustaba es que los sharauis diferenciaban entre el gobierno de España y los españoles. Lo primero les había decepcionado, abandonándolos a merced de Hassan II pero, en cambio, notaban el calor humano de los segundos.



Esta mañana he escuchado en un telediario que Chavez "sigue insultando a España y a los españoles". Que yo sepa, sólo ha hablado mal del rey, de Aznar y de las empresas españolas. Eso no es insultar a España ni a los españoles. Eso es hablar mal (o insultar, si se prefiere) del rey , de Aznar y de las empresas españolas. Nos puede gustar o no, podemos estar de acuerdo o no. Pero no es insultar ni a España ni a los españoles.






Españoles.

lunes, 12 de noviembre de 2007

De reclinatorio (y II). "Cassandra's dream"

Woody Allen es punk. Porque punk no sólo son los Pistols escupiendo consignas acerca de las mentiras del futuro. Punk también es el jubilado ácrata que no usa móvil ni tarjetas y que se empeña en no juzgar a los demás. Punk es la mentira del futuro y el futuro hecho mentira. Creo que en ese segundo caso está Woody Allen.

"Cassandra's dream" es, como "Match point", una tragedia. Una tragedia griega, por más señas. Y no sólo por los guiños de la historia. Hablamos de personajes abollados por la vida que reaccionan de manera escandalosamente amoral ante sus circunstancias. Ojo, he escrito amoral, no inmoral. Son tipos que no terminan de caer bien, que no son ni héroes ni antihéroes. Sentimos pena por ellos. Sentimos, también, desprecio. Son reales, transpiran como nosotros, podríamos ser nosotros. Y el cabrón de Woody Allen nos presenta esa verdad sin tapujos.

Eso, para mí, es punk.

La veré de nuevo.

Uno es casi inocente y el otro
es casi culpable.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

De reclinatorio (I). "Supersalidos"

No es por hacerme el extravagante. Me gustan las comedias teen. Siempre me han gustado. Y, ahora, aproximándome a la cuarentena de existencia en esta pelota azul, todo sigue más o menos igual. La última gran producción de este tipo es “Supersalidos”, estrenada hace varias semanas en España.

Este género, tomado en un sentido amplio, se inauguró con la mítica “Animal house”, allá por finales de los 70. Es cierto que esa película transcurría en un ambiente universitario y el entorno habitual de estas historias es el instituto. Pero en ella ya había gran presencia de la cultura pop, especialmente la música, y las motivaciones de los protagonistas estaban claras: Intercambiar fluidos con especimenes del sexo opuesto. Todo ello subrayado por un humor que pivota entre lo cafre, lo grueso y lo ofensivo.

La madurez de las comedias teen llega en los años 80. El actor clave es Michael J. Fox, aunque la importancia del “Brat pack” (Rob Lowe, Emilio Estévez, Ally Sheedy, Judd Nelson o incluso Molly Ringwald y Demi Moore) no es en absoluto desdeñable. Seguramente la mejor película sea alguna de la trilogía de “Regreso al futuro”, aunque se trata de historias fantásticas incluidas en un formato de comedia teen, sin llegar a ser comedia teen de verdad. Para mí, las mejores comedias teen están firmadas por el guionista y director John Hughes. Y de entre ellas hay que destacar “La chica de rosa” y “El club del desayuno”, ésta última no sólo escrita por Hughes sino también dirigida por él.

El esquema básico de una comedia teen es muy sencillo. Buen chico impopular enamorado de chica popular. Patéticos intentos del buen chico impopular por llamar la atención de la chica popular, ayudado por sus dos amigos, el salido y el empollón. Chica popular cansada de su novio, chico popular abusón que le hace la vida imposible al buen chico impopular. El clímax siempre es una fiesta al término de la cual el buen chico impopular acaba con la chica popular, que resulta ser sensata y lista.

Está claro que las comedias teen nos gustan porque nos sentimos identificados con el buen chico impopular.

En “Supersalidos” se quiebra esta fórmula. No voy a revelar nada. Sólo diré que la troika formada por buen chico impopular, empollón y salido encuentra más cosas de las esperadas al final de la película.Y que no existe el chico popular abusón.

Hay que verla.




Buen chico impopular, salido y empollón.

martes, 6 de noviembre de 2007

Como el ajo


Otra vez tengo que hablar del maestro Jardiel.

Esta mañana, hace unos minutos, he ido a un bar a tomarne un cafelito y a leer la prensa, como hago siempre. De forma accidental he leído lo que ponía en el sobre de azúcar. Era una frase de Enrique Jardiel Poncela. Os podéis imaginar mi sorpresa. La sentencia era la siguiente:

"Los hombres que no tienen nada importante que decir,
hablan a gritos".

Y yo me acordé de un individuo llamado Federico.

sábado, 3 de noviembre de 2007

He vuelto

Pensaba que no iba a volver a hacer televisión musical en RTVE.

Me equivocaba.

Estaba convencido de que no tenía ninguna posibilidad de regresar.

Me equivocaba.

Creía que si me lo proponían iba a decir que no.

Me equivocaba.

Este es el punto de partida para lograr algo más grande.

¿Me equivoco?