Así me siento yo

En mitad de ninguna parte.
Hacía mucho tiempo que mi vida no abrazababa la interinidad de una manera tan intensa. Apenas hay espacio para las certezas. En cambio, no veo más que promesas con visos de hacerse realidad y preguntas. Preguntas acerca de dónde voy a comer hoy y con quién o acerca de hacia dónde va mi proyecto vital. Promesas. Preguntas. Sensación de provisionalidad.

La cosa esa de los amigos,
esa historia desinteresada y noble, que no pide (demasiado) a cambio, que es tan sencilla que te hace ser generoso sin saber que lo eres, sin pasar facturas, eso que siempre está cuando ni siquiera sabes que lo necesitas.

Escribir, una terapia para respirar. Una manera de entenderse a sí mismo. Un reto.

Así me siento yo. De momento mal, pero bien.

Comentarios

mila ha dicho que…
Y si además escribes tan bien, la terapia se hace extensiva.
Ánimo vencido, no te dejes vencer.
Te lo dice una escéptica.
Vencido ha dicho que…
Gracias, Mila.
Estoy vencido, como el poema de León Felipe musicado por Serrat, pero no me dejo vencer.

Yo también soy un escéptico. Fuerza!!!

Entradas populares