A favor de la zafiedad

Este señor de la izquierda se llamaba Protágoras. Era un sofista, supuestamente el primero de todos. Amigo de Pericles, éste le encargó la Constitución de Turias, una colonia ateniense. En ese texto legal, por primera vez en la historia, se instituye la enseñanza gratuita y obligatoria. Se han perdido gran parte de sus escritos, pero nos queda noticia de él gracias a Platón. Su frase más famosa es esa que proclama que "el hombre es la medida de todas las cosas". Pero tiene otras igual de agudas, sobre todo una referente a la religión. "Respecto a los dioses, no tengo medios de saber si existen o no, ni cuál es su forma. Me lo impiden muchas cosas: la oscuridad de la cuestión y la brevedad de la vida humana." No, Protágoras no era tonto. Más bien lo contrario.

Se ha acusado a Protágoras de Antropocentrismo y de relativismo moral, precisamente a causa de frases como las ya referidas. Todo admite matices, pero en este caso tiendo a estar de acuerdo con esa imputación. Y no sólo eso. Estoy de acuerdo en pensar que el hombre tiene que relacionar todo con su propia experiencia, que es lo que conoce de verdad, y, por lo tanto, respetar las construcciones de los demás hombres, le gusten o no. Claro que para hacer eso, hay que tener una formación. Lo he escrito en el párrafo anterior: Protágoras era partidario de la enseñanza gratuita y obligatoria.

Este señor de la derecha se llamaba Hegel. Su aportación a la historia de la Filosofía, o sea al conocimiento humano, es inmensa. Pero hoy quiero detenerme en una de sus obras de madurez, "Lecciones sobre Estética". En ese libro Hegel intenta, a mi juicio sin éxito, definir una idea de lo bello. Pero, en el camino, deja reflexiones muy interesantes. Interesantes y hermosas. La que me interesa resaltar es el concepto de que el arte es la manera más pura de representar la realidad, porque va a la esencia. Por lo tanto, si una obra de arte es capaz de ofrecer esa idea de lo real, da lo mismo que sea "bonita" o "fea" o "poco influyente" o "trivial" o "zafia".

Relativismo moral y Arte Verdadero. Una reivindicación de la zafiedad (si ésta existe, y ya sabemos que sí). ¿Qué queréis que os diga? A mí me gustan los chistes verdes y ofensivos.

Comentarios

Entradas populares