Las buenas comedias nunca son inofensivas

No es lo mismo un contador de chistes que un humorista. El primero se cree gracioso y, muchas veces, lo es, pero carece del genio, de la generosidad, del humorista. El contador de chistes hace lo que conocemos como "humorismo blanco". Suele satirizar a los perdedores, a los monstruos y reirse de ellos, en lugar de hacerlo de sí mismo. También puede reirse de sí mismo, pero de manera ostentosa, como para hacer ver lo guay que es. Se me acumulan los ejemplos, pero renuncio a ser más explícito. Si gustáis, podéis rellenar vosotros mismos los huecos.

No me dicen demsiado los contadores de chistes. Me río, puede que hasta me descojone con ellos, pero cuando repiten el chiste suelo bostezar. No me ocurre, por ejemplo, con las pelis de Billy Wilder o las obras de teatro de Jardiel, que puedo verlas una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez.

Un humorista, básicamente, se ríe de si mismo. Y partir de ahí, se ríe de todos los demás, grandes y pequeños, listos y tontos, amigos y enemigos. A eso se le suele llamar "humorismo inteligente", lo cual es una enorme redundancia. Humorismo e inteligencia son sinónimos casi puros. Por lo menos, su relación es aún más directa que la que hay entre talento e inteligencia.

El otro día estuve viendo "El jefe de todo ésto". En la sala sólo estaba yo. Me lo pasé sensacional. Yo creo que es la primera película de Von Trier que me gusta desde que le retiré el saludo. Eso debió ser a la altura de "Rompiendo las bolas". Recientemente ha declarado que "las buenas comedias nunca son inofensivas". Completamente de acuerdo.

Comentarios

Pianista ha dicho que…
Bien, pues ahora que ya ha visto usted la fotocopia, le propongo que descubra el original. Es mucho mejor, y sin GILIPOLLECES PEDANTES.
Vencido ha dicho que…
No hay gilipolleces pedantes en "El jefe de todo ésto". Molaría decirlo, pero no es así.

Y contrariamente a lo que uno piensa no es sólo una hostia a la línea de flotación del Capitalismo. Es una auto sátira buenísima. Uno de los personajes dice, más o menos:

"Esto es como el dogma*, no se oye muy bien"

*El dogma es una especie de regla que inventó el propio Von Trier y que, entre otras cosas, se caracteriza por su parquedad técnica.
djflow ha dicho que…
Y digo yo ¿Por qué mola tanto cagarse en Von Trier? A mí me parece un puto genio, me encantan las películas Dogma -al menos las que he visto, que son unas cuantas-y la única de Von Trier que no me convence es "Rompiendo las olas".

Y, en efecto, Pianista, "The Office" -aprovecho para reivindicar las series inglesas frente a las americanas- es una obra maestra de la TV, pero también me apetece mucho ver "El jefe de todo esto".
Vencido ha dicho que…
Mola cagarse en Von Trier porque es un brasas. Pero, humanamente, me cae bien, dado que parece que fue muyyyy cruel en el rodaje de "Dancer in the dark" con la islandesa esa que canta de manera tan irritante.