Tiempo desparejado

Llevo varios días encontrándome con relojes que no marcan bien las horas. Por ejemplo, el reloj del autobús de Globomedia o el de la máquina de chicles del metro. A veces pienso que es una advertencia que me manda Chronos, en el sentido de que no hay una adecuación entre lo que debería estar haciendo, según mi edad, y lo que en realidad estoy haciendo.

Otras veces, soy de la opinión de que es una muestra de la imparable decadencia social a la que estamos asistiendo, porque ya ni nos fijamos en los pequeños detalles.

Pero todas las veces me pasa lo mismo cuando me encuentro con un reloj errado. Piense lo que piense, si es que me da por pensar algo, esbozo una sonrisa. Y después consulto mi propio peluco sólo para darme cuenta de que llego tarde.


tic-tac



Comentarios