La increíble verdad

El último cuerazo lo había animado. Al principio no quería metérselo pero un poco por inercia y un poco por vicio decidió aceptar el tiro que le había ofrecido El Rubio. Luego diría que la euforia de la farlopa fue lo que le llevó a hacer lo que hizo. Yo sé que eso es mentira.

La noche era negra, pero podía haber sido clara. Dentro de aquel garito sólo había luces, música y humo. Daba lo mismo que a unos metros de la barra pudieras vislumbrar estrellas.

No tenía por qué ocurrir nada. Pero a eso de las 5, un clic estalló en su cabeza.

Sonaba “The winner takes it all”.

Y entonces, lo hizo.

Afirmó que los Beatles son una mierda. Alguien se molestó. Unas voces sonaron más altas que otras. Volaron puños, y hubo mandíbulas que se rompieron y ojos que se amorataron.

A día de hoy, todavía hay gente que se cree que sólo lo dijo para provocar.

Comentarios

djflow ha dicho que…
Y a mí que el personaje este me suena de algo...
Nando Rico ha dicho que…
Si se llega a las manos por una cosa así es que la cosa tiene mucha tela. Para gustos, colores, pero si algo no te gusta no te tienes que liar a palos con nadie. Me parece una soberana tontería.

Un saludo.
Vencido ha dicho que…
Sí, bueno, este texto es un mini-cuento no basado en la realidad. Creí que era evidente.

Entradas populares